Recién estamos a fines de marzo y este país no da respiro. El dólar se nos fue de las manos, de los bolsillos y de los ahorros. Según el Gobierno, estaría convertido en granos. Además, vino el Rey de España para el Congreso de la Lengua y, junto con Macri, se equivocan en el nombre de uno de los más importantes escritores argentinos. Seguimos existiendo de casualidad…

Noticias de la Gorra

¡Otra semana tranquila en la city porteña! El dólar se fue a la mierda y casi tocó los 45 mangos. Por suerte para los popes del Gobierno, todo está tranquilo y seguimos creciendo porque, al parecer, hay una fila interminable de camiones llenos de granos esperando a transformarse en dólares. Qué loco, ¿no? Porque para el Gobierno el dólar también es un grano… pero en el orto.

Ante este quilombo inmanejable, salió el excelentísimo presidente Mauricio Macri y le pidió al pueblo “que la banquemos, hay que tirar del carro, hay que aguantar”, y citó a un personaje de Batman al decir que “en ningún momento hay más oscuridad que el segundo antes del amanecer”. Algunos dicen que se la robó al escritor Thomas Fuller, pero viniendo de Macri lo más seguro es que la haya visto en la película del encapotado. Para próximas entrevistas tendría preparadas las frases “Fue sin querer queriendo”, “Y, si no me tienen fe” y “Hay que negar todo, yo no fui, yo no estuve”.

Como pensó que se quedó corto con su fabulosa frase, el Presidente fue al Congreso de la Lengua en Córdoba y tuvo un momento memorable cuando se refirió al escritor “José” Luis Borges. Listo, no quedan dudas que la frase anterior la sacó de Batman. También se juntó con el escritor Mario Vargas Llosa que, a pesar de ser un lameculo de las derechas latinoamericanas, le dijo que no tiene un Riquelme que lo salve de esta. Es que Riquelme no jugaba en equipos de mierda.

Justamente, para el Congreso de la Lengua vino el Rey de España y, como para que se de una idea donde aterrizó, lo clavaron 1 hora arriba del avión porque no encontraban la escalera. Otra buena excusa para volver a privatizar Aerolíneas Argentinas.

Por suerte, siempre hay una voz autorizada para traernos tranquilidad en medio de este desbarajuste nacional, y quién otro que el ministro de la zaraza, Marcos Peña, que salió a decir que “ahora sí estamos saliendo de la crisis”. Andá actualizando tu CV, Marquitos.

Pasamos al ámbito judicial: el fiscal Stornelli faltó por tercera vez a declarar por la causa de espionaje del D’Alessio Gate y ahora está en rebeldía, por lo cual lo podrían ir a buscar en patrullero. Él dice que no va porque sería darle entidad a una denuncia falsa… mirá qué buen chamuyo para cuando me citen por alguna multa.

Ahora desandamos el espionaje y la que está re caliente es la gobernadora María Eugenia Vidal, a la que parece que también estuvieron espiando y filtraron que se morfa a un alto directivo del canal América. Con razón son tan buenos con “carita de constipación”.

Si seguimos con los leguleyos, la Justicia ordenó que en 10 días vuelva al país Florencia Kirchner por más que esté anoréxica y no se pueda comer ni una tostada del avión. Si no viene la declaran prófuga y va a tener que cruzar los dedos para que su vieja gane en octubre.

Después de 22 años, la Justicia activó y declaró culpables al expresidente Carlos Menem y a su ministro de Economía, Domingo Cavallo, de reventar el predio de La Rural a un precio irrisorio. Vale 130 millones de dólares y lo vendieron por 30. Está de más decir que seguro lo vendieron por 60 y hubo algún retorno. Eso sí, si te afanás un salamín en los chinos en 15 días te juzgan y estás 3 años adentro en Sierra Chica.

Por último, el precandidato a presidente Sergio Massa se convirtió en el mufa número uno. ¿Podés creer que otra vez le entraron a afanar? Esta vez fue en su oficina y le llevaron unas computadoras y servidores. Si las encuestas no suben para septiembre lo secuestran y se come un puntazo a lo Bolsonaro.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.