El calcio es uno de los minerales que más necesita el cuerpo humano para el buen funcionamiento de algunos órganos y fortalecimiento de los huesos. Tal es así, que un estudio del Instituto de Medicina de Estados Unidos (IOM) sugiere que los adultos deben ingerir 1 gramo de calcio por día. La falta de calcio, entre otras cosas, puede provocar que los huesos se debiliten y aumente el riesgo de fracturas.

Al respecto de la importancia de su incorporación, te contamos las cinco señales más comunes que pueden indicar la falta de calcio en el organismo.

Calambres

El calcio ayuda mucho a la contracción muscular. La falta de este mineral puede provocar más calambres de lo normal, sobre todo en la espalda y piernas.

Se quiebran las uñas y el cabello

El calcio fomenta el crecimiento del cabello y de las uñas. Una caída anormal de pelo y las uñas débiles, quebradizas y con manchas blancas son signos que indican una deficiencia de este mineral.

Adormecimiento de extremidades

En relación al hormigueo constante en las manos o en los pies, muchos expertos mencionan que puede estar relacionado a la falta de calcio.

Ritmo cardíaco irregular

La falta de calcio está relacionada con la función irregular del corazón ya que, como aseguran los expertos, el calcio también se encarga de la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos. Si notás que tus latidos son distintos, te cuesta respirar o sentís dolor en el pecho, puede ser que tengas deficiencia de calcio, por lo que es recomendable acudir a un médico.

Lesiones óseas

La deficiencia de calcio puede producir más fracturas y lesiones de lo normal.

Los lácteos como el yogurt, la leche y el queso son algunos de los alimentos que más aportan en cantidad de calcio. Otras opciones que no son lácteos y también son ricos en calcio son el brócoli, espinaca, nabo, almendras. Lo recomendable es visitar al médico y realizar análisis de sangre en forma anual o semestral para controlar el nivel de calcio tanto como vitaminas y minerales.