Según el informe sobre Evolución de la Distribución del Ingreso dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el 40% de los hogares argentinos tiene ingresos que no alcanzan a cubrir la canasta básica total que en marzo llegaba a los 17.867 pesos.

De acuerdo con los datos del estudio, 899.280 hogares tienen ingresos que van entre los 16.000 y los 20.000 pesos, con lo que se cubre parcialmente la canasta que se utiliza para definir el nivel de pobreza. En lo que hace a ingresos individuales, 8,3 millones de trabajadores llegan a ingresos de entre 15 mil y 16.200 pesos con lo que no llegan a cubrir el costo de la canasta básica. Esto significa que el 60% de los asalariados no alcanza ese nivel.

Más de la mitad… pobres

Este informe se elabora en base a los datos de la Encuesta Permanente de Hogares, y revela que hasta el decil sexto, que reúne al 60% de la población de los 31 aglomerados urbanos evaluados por el organismo oficial, tienen ingresos promedios de 15.381 pesos con descuento jubilatorio, por debajo del costo de esa canasta. Los hogares hasta el cuarto decil tenían un promedio de ingresos totales de 18.234 pesos, apenas por encima del valor de la canasta que define en el nivel de pobreza.

La caída en los niveles de ingresos nacionales muestra que el Coeficiente de Gini registró 0,440 puntos en los primeros tres meses del año frente al 0,437 alcanzado en el mismo lapso de 2017. Este índice se utiliza para medir cómo se reparte la totalidad de los ingresos por persona. Es un indicador que varía entre 0 y 1. Cuanto más cercano a 1, mayor es la desigualdad en la distribución del ingreso y pasa lo contrario cuando se acerca a cero (igualdad absoluta). Tanto respecto del mismo trimestre de 2017 como en relación al cuarto, el coeficiente registra un incremento.

Según el INDEC, el sector urbano registró salarios de 16.824 pesos en promedio en el primer trimestre de 2018. De esa población aproximadamente la mitad, unos 25 millones de personas, tiene ingresos por todo concepto que engloban sueldos, jubilaciones, planes sociales, honorarios, que no llegan a los 12.000 pesos por mes. Por su parte, el 30% de ese total, unos 7 millones de personas, percibió menos de 7.840 pesos.

Las mujeres aún peor

En lo que hace al género, la disparidad registrada señala que las mujeres cobran un 30 por ciento menos que los hombres. El promedio masculino es de 19.631 pesos contra 14.096 de la mujer. Esto se debe a que la mayoría femenina está por debajo del promedio salarial.

Trabajo registrado contra trabajo en negro. En este aspecto la población asalariada cobró en promedio casi 15 mil pesos. Según el INDEC, un 34% trabaja en negro y cobra en promedio un 57 por ciento menos de sueldo. A esto se le suma el hecho de no contar con beneficios de salud, jubilatorios y cobertura de accidentes laborales. De un promedio de $ 20.091 para los asalariados con descuento jubilatorio, baja a $ 8.691 para los que no están registrados.

Luego de la mayor desigualdad en el reparto, alcanzada en el tercer trimestre de 2016 con una economía en recesión, se registró una mejora hasta alcanzar un piso en el último trimestre de 2017. Esta tendencia se revirtió en este primer trimestre de 2018. Las causantes serían la mayor inflación, la devaluación del peso y la caída en términos reales del salario y de los ingresos de los trabajadores independientes.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.