Fue un día de mucha tensión y muchas marchas, y las consecuencias finales están lejos de verse y Venezuela sigue inmersa en una grave crisis política que derivó en la emergencia de dos presidentes.

Uno es el ganador de los últimos comicios presidenciales realizados en mayo de 2018, Nicolás Maduro. Ante los cuestionamientos de otros países a esas elecciones, creció la figura del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que se autoproclamó como presidente venezolano.

«Respaldo y reconocimiento»

La semana pasada el Grupo de Lima, que integran los cancilleres de 14 países de América, habían instado a Maduro a no asumir un nuevo mandato, ya que «el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente», y remarcaron que en esos comicios no participó la mayoría de la oposición y votó menos del 50% del padrón.

También reiteraron su «pleno respaldo y reconocimiento» a la Asamblea Nacional en manos de la oposición y elegida el 6 de diciembre de 2015. Los cancilleres remarcaron su «inequívoca y firme condena a la ruptura del orden constitucional y del Estado de Derecho en Venezuela» y resaltaron que «solo a través del pleno restablecimiento, lo más pronto posible, de la democracia y el respeto de los derechos humanos, se podrán atender las causas de la crisis política, económica, social y humanitaria que atraviesa ese país».

Finalmente, el documento solicitó a Maduro «no asumir la presidencia» este jueves y que «respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, temporalmente, el Poder Ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas». La toma del mando por parte de Maduro el 10 de enero no hizo más que agudizar la situación.

Apoyado en el respaldo internacional, Guaidó y en un día lleno de movilizaciones, se proclamó como presidente interino del país. «Juro asumir formalmente las competencias de la Presidencia de Venezuela», dijo Guaidó, y sostuvo: «Asumo la responsabilidad bajo el artículo 333 y 350. Juro asumir el compromiso de la no violencia. Hoy 23 de enero juro asumir formalmente las competencias del Ejecutivo Nacional como el Presidente encargado de Venezuela para lograr el cese de usurpación».

La ruptura de Maduro

Tras la proclamación de Guaidó, Maduro dio un discurso en el que afirmó que «aquí no se rinde nadie», y anunció que «he decidido romper relaciones diplomáticas y políticas con el gobierno imperialista de los Estados Unidos». «¡Fuera, se van de Venezuela! Aquí hay dignidad, aquí hay un pueblo dispuesto a defender esta tierra». Desde el balcón del Palacio de Miraflores, indicó que le dará al personal diplomático estadounidense 72 horas para abandonar el país. «Pido el apoyo de todos a esta decisión soberana y necesaria. A Venezuela se la respeta y nosotros los venezolanos y venezolanas tenemos que hacer respetar esta tierra sagrada. Ni golpismo ni intervencionismo, Venezuela quiere paz, democracia, progreso y recuperación», añadió.

«Todos los medios internacionales manipulan e invisibilizan que aquí hay un pueblo bolivariano gobernando, dirigiendo los destinos de la Nación, que somos mayoría, alegría y el pueblo de Hugo Chávez Frías», manifestó el presidente venezolano, quien denunció que «el gobierno imperialista de Estados Unidos dirige una operación para imponer, por medio de un Golpe de Estado, un gobierno títere». «Solo el pueblo pone y solo el pueblo quita. Somos una fuerza popular que ha dado una batalla inmensa desde América Latina para abrir un camino pacífico, electoral, legal e institucional para hacer cambios profundos, progresistas y revolucionarios en la región», expresó Maduro.

Las reacciones en el continente

Luego que el titular de la Asamblea Nacional se proclamara presidente de Venezuela, llegaron los respaldos y reconocimientos de otros países. Los primeros fueron Donald Trump y Jair Bolsonaro, de Estados Unidos y Brasil, respectivamente. Trump emitió un comunicado en el que señaló que «el pueblo de Venezuela se ha expresado con coraje contra Maduro y demandó libertad y vigencia de la ley».

«Estoy reconociendo oficialmente al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como el presidente interino de Venezuela. En su rol como única rama legítima del gobierno electa por el pueblo de Venezuela, la Asamblea Nacional invocó la Constitución Nacional para declarar ilegítimo a Nicolás Maduro y, por lo tanto, vacante el puesto de la presidencia», agregó el mandatario estadounidense.

Por su parte, Bolsonaro escribió en Twitter: «El señor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, asumió hoy 23/1 las funciones como presidente encargado de Venezuela, de acuerdo con la Constitución de aquel país». En el mismo sentido se pronunció el colombiano Iván Duque: «Colombia reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela y acompaña este proceso de transición hacia la democracia para que el pueblo se libre de la dictadura».

Asimismo, el presidente Mauricio Macri también reconoció a Guaidó como presidente «encargado» de Venezuela y adelantó que «apoyará todos los esfuerzos de reconstrucción de la democracia venezolana». A través de Twitter, Macri expresó: «Confiamos, como los demás países del Grupo de Lima, que la decisión de la Asamblea y de su Presidente conduzca al restablecimiento de la democracia a través de elecciones libres y transparentes, con plena vigencia de la Constitución y la participación de líderes de la oposición».

Además, la Cancillería a través de un comunicado, ratificó que el gobierno argentino reconoce al diputado Juan Guaidó «como Presidente Encargado de Venezuela». «La Argentina continuará apoyando para el restablecimiento de la democracia, el pleno respeto de los derechos humanos en ese país hermano y la recuperación de las condiciones de vida dignas para el pueblo venezolano», señala el texto.

El paraguayo Mario Abdo también se manifestó por Twitter y sostuvo que «Paraguay expresa su apoyo al presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó. Cuenten con nosotros para abrazar de nuevo la libertad y la democracia». El presidente chileno, Sebastián Piñera, afirmó que «Maduro es parte del problema y no de la solución, y la única salida pacífica a la crisis son elecciones libres». Otros mandatarios que expresaron su respaldo a Guaidó fueron Carlos Alvarado (Costa Rica), Lenín Moreno (Ecuador) y la vicepresidente de Perú, Mercedes Aráoz, así como funcionarios de Canadá, Puerto Rico, Guatemala, Honduras y Panamá.

Respaldo a Maduro

Entre los países que dieron su apoyo a Maduro se cuentan Bolivia, a través de Evo Morales, que escribió en Twitter: «Nuestra solidaridad con el pueblo venezolano y el hermano @NicolasMaduro, en estas horas decisivas en que las garras del imperialismo buscan nuevamente herir de muerte la democracia y autodeterminación de los pueblos de #Sudamérica. Nunca más vamos a ser patio trasero de #EEUU».

El gobierno mexicano señaló por la misma red que «seguirán reconociendo a @NicolasMaduro como presidente de Venezuela #LasCallesSonDelChavismo #PuebloAMiraflores».

Por su parte, el gobierno uruguayo emitió un comunicado conjunto con México en el que pidieron a «la sociedad venezolana a encontrar una solución pacífica y democrática a sus diferencias». También pidieron encarar «un nuevo proceso de negociación incluyente y creíble, con pleno respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos» y expresaron su «apoyo, compromiso y disposición» para trabajar juntos en «favor de la estabilidad, el bienestar y la paz del pueblo venezolano» y solicitaron que todas las partes involucradas, «tanto el interior del país como el exterior» reduzcan las tensiones para evitar así «una escalada de violencia que pudiera agravar la situación».

Asimismo, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel expresó el «apoyo y solidaridad al presidente Nicolás Maduro ante los intentos imperialistas para desacreditar y desestabilizar a la Revolución Bolivariana». «La voluntad soberana del pueblo de Venezuela prevalecerá frente a la intervención imperialista. La historia juzgará a quienes alientan y reconocen la usurpación golpista», señaló Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores de la isla.

Fuera del ámbito regional, Rusia y Turquía se sumaron al respaldo a Maduro. Andréi Klímov, senador del Consejo de la Federación Rusa, afirmó que el gobierno de Vladimir Putin solamente reconoce a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela. El legislador adelantó que no está previsto que el Kremlin cambie su status sobre el gobierno bolivariano. El vicecanciller ruso, Segei Riabkov, había calificado como «inamovible» el apoyo de Moscú a Caracas y había considerado «alarmante» que se reconociera a Guaidó.

El primer mandatario turco, Recep Tayyip Erdoğan, se comunicó telefónicamente con Maduro previo al discurso del presidente para reiterarle su apoyo. El líder turco estuvo en la ceremonia de asunción del segundo mandato de Maduro.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.