América Latina vive por estos días una epidemia desconocida hasta el momento causada por el zika, una variedad de mosquito que se identificó por primera vez en Uganda en 1947 (su nombre se debe a los bosques donde fue descubierto) y solo tenía como regiones con casos reportados en África y Asia.
El mosquito que transmite esta enfermedad es del género aedes similar al dengue, como así también sus síntomas, parecidos a los del virus del Nilo Occidental, la encefalitis japonesa y la fiebre amarilla.
La cronología de los sucesos que tienen al zika como protagonista en nuestro continente, y donde llegaron a reportarse casos en 22 países de la región, data de 2014 en la Isla de Pascua, Chile, y luego en seis estados de Brasil.
En cuanto a los síntomas de la picadura (que no siempre aparecen), aparecen luego de 3 a 12 días, según la incubación, y tienen una duración de entre 4 días y una semana que pueden comprender fiebre hasta 39 °C, dolor de cabeza, sensación de debilidad, dolor muscular, vómitos, diarrea, dolor abdominal y/o falta de apetito en casos extremos. Otros síntomas que pueden presentarse son conjuntivitis no purulenta, edema en miembros inferiores y erupción en la piel.
Asimismo, vale mencionar que no existe cura ni tratamiento más que el reposo, consumir acetaminofén o paracetamol, por lo que la prevención es la mejor herramienta para evitar tener la afección. Es importante recordar que la Organización Panamericana de la Salud recomienda no ingerir aspirinas por el riesgo de sangrado pero sí beber líquido en cantidad para evitar una posible deshidratación.
Además, aconsejan mantenerse alejado de un paciente por al menos una semana para reducir las posibilidades de contagio y expansión del virus.
Por su parte, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos indicaron que el uso de repelentes deben tener ingredientes aprobados por los organismos oficiales, tales como IR-3535, picaridina o N,N-Dietil-meta-toluamida (DEET) porque son más seguros para lactantes y embarazadas, que son las personas con mayores riesgos a la hora de exponerse al zika, ya que existe una muy alta probabilidad de que el bebé adquiera microcefalia.
Finalmente, los CDC alertaron sobre el uso de productos que contengan aceite de eucalipto de limón, porque podría traer consecuencias negativas hasta en niños menores de 3 años.