Como parte de los estudios que la Agencia Espacial de Norteamérica (NASA) realiza en el espacio para analizar y desarrollar potenciales futuros viajes interplanetarios, el astronauta estadounidense Scott Kelly regresó a la Tierra este miércoles cuando los relojes en Argentina marcaban la 1:26 de la madrugada.

El cosmonauta tocó suelo en el Cosmódromo de Baikonur, Kasajstán, junto con sus colegas rusos Mikhail Kornienko y Sergey Volkov, pero lo que distingue y tiene valor fundamental para la agencia americana es que Scott tiene un hermano gemelo llamado Mark (también astronauta, pero retirado) y esto sirve para compararlos a ambos y continuar con análisis exhaustivos y detallados acerca de cómo afecta la salida al espacio exterior y los respectivos viajes con periodos prolongados en el cuerpo humano.

De esta manera, y luego de 340 días dentro de la Estación Espacial Internacional (EEI) en la que participaron de diversos experimentos y realizaron reparaciones en el módulo, se hizo realidad la teoría de Albert Einstein para comprobar su Teoría de la Relatividad. El genio había manifestado que para avanzar en su hipótesis había que mandar uno de los gemelos al espacio y al regresar se podía demostrar cómo la odisea afectaba a uno de ellos. “Estoy honrado de haber sido seleccionado para otro vuelo espacial y doblemente honrado por haber sido seleccionado para una expedición de un año de duración” había expresado Scott Kelly el año pasado previamente a su partida al espacio. “Tengo muchas ganas de que llegue el lanzamiento en marzo de 2015 y pasar un año entero en órbita, para ayudar a los científicos a saber más sobre el impacto físico y psicológico de largos vuelos en confinamiento y en un entorno de ingravidez”, contó el astronauta.

Para Scott Kelly fue la cuarta de sus misiones y en la suma de todo el tiempo alejado del planeta alcanza la marca de 520 días, todo un récord mundial, aunque el ruso Valeri Polyakov continúa al frente con la mayor cantidad de días consecutivos en el espacio: 437.

Al respecto de este viaje, John Charles, científico jefe del programa de investigación humana en el Centro Espacial Johnson de la NASA, declaró: “Esta es como nuestra primera incursión en los aspectos genéticos de un vuelo espacial. Un estudio como este va a ser de observación, solo para ver qué descubrimos”.

“Espero que mucho de esto pueda hacerse con muestras de sangre, o con elementos como cuestionarios y sondeos, que serían más fáciles de implementar”.

La cuenta oficial de la NASA en redes sociales publicó una imagen de Kelly que expresa: “¡Y touchdown! Bienvenido a casa @StationCDRKelly, oficialmente de regreso a la Tierra tras pasar un #AñoEnElEspacio”.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.