Ante la presencia de casi 76 mil personas en el Estadio Saint-Denis en la capital francesa, el seleccionado portugués logró este domingo y por primera vez en su historia la Euro, con el aliciente de haber vencido en la final y en tiempo suplementario al propio anfitrión del certamen.
El panorama no parecía el mejor para el conjunto luso, porque cuando apenas se disputaban 10 minutos ya sufría dos ocasiones claras de gol y su máxima figura, Cristiano Ronaldo, se lesionaba tras un golpe en la rodilla recibido por Dimitri Payet, que el árbitro del encuentro ni siquiera marcaba como falta. De todas formas, el astro del Real Madrid intentó permanecer en el campo de juego, hasta que a los 25 minutos no pudo más y pidió el cambio.
Por si esto no fuera suficiente, Francia se hacía con el control del balón y las iniciativas eran todas del local, pero el goleador del certamen, Antoine Griezmann, no pudo aprovechar. Por su parte, los dirigidos por Fernando Santos se resignaban a alguna jugada de contragolpe para vencer el arco bien defendido por Hugo Llorís.
Así, sin mayores sobresaltos, en la otra punta del campo de juego el arquero de Portugal se iba convirtiendo, lentamente, en la figura del encuentro tras desbaratar cada intento galo por abrir el marcador. Por estos motivos, ambos equipos se iban al entretiempo con las manos vacías, hecho que se repetiría en la segunda etapa, en la que el nivel de juego se redujo y recién en tiempo cumplido el recién ingresado André-Pierre Gignac eludió la marca en el área chica con un enganche perfecto y definió al primer palo, pero el balón pegó en el poste y así el tiempo suplementario se materializaba ante la mirada atónita de los miles de franceses presentes en el estadio.
Con el tanteador en cero y el agotamiento propio de un partido exigente y con la máxima tensión, el juego se abrió un poco para Portugal, que siguió apostando a los contraataques, mientras que Francia -que habia sido levemente superior a su rival- nunca pudo ni supo encontrarle la vuelta a lo planteado en el terreno para vencer la portería de Rui Patricio.
Y así fue como una arremetida de Éder frente a la defensa francesa permitió que el delantero saque un remate furioso y bajo al palo derecho de Llorís, que resultó imposible de detener. El lanzamiento desde fuera del área significó la apertura del score, el gol a falta de 11 minutos para la finalización del partido y el primer título continental para Portugal, un seleccionado que llegó a la gloria como uno de los últimos clasificados en la fase de grupos y que apenas si ganó un solo encuentro en tiempo regular en todo el certamen. De todas maneras, nada de esto importa y el festejo y el llanto de Cristiano Ronaldo (una combinación de dolor, bronca por no estar en el campo de juego para ser protagonista de la final y desahogo y felicidad por el título conseguido) quedarán por siempre en la historia del fútbol.
Curiosamente, desde la UEFA anunciaron que el mejor jugador de la final fue Pepe, pese al gran partido que hizo el guardametas de Portugal y Moussa Sissoko por parte de los franceses.

Formaciones e incidencias

Portugal: Rui Patricio; Cédric, José Fonte, Pepe, Raphael Guerreiro; Joao Mario, Willian Carvalho, Renato Sanches, Adrien Silva; Nani, Cristiano Ronaldo. Entrenador: Fernando Santos.
Francia: Hugo Llorís; Bacary Sagna, Laurent Koscielny, Samuel Umtiti, Patrice Evra; Blaise Matuidi, Paul Pogba; Moussa Sissoko, Antoine Griezmann, Dimitri Payet; Olivier Giroud. Director técnico: Didier Deschamps.
Gol: 109′ Éder.
Cambios: 25′ Quaresma por Cristiano Ronaldo (Portugal), 58′ Kingsley Coman por Payet (Francia), 66′ Joao Moutinho por Adrien Silva (Portugal), 78′ André-Pierre Gignac por Giroud (Francia), 79′ Éder por Renato Sanches (Portugal) y 110′ Martial por Sissoko (Francia).
Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Estadio Saint-Denis, París.