El domingo 20 de noviembre no será un día más en la carrera de Andy Murray. El tenista escocés se quedó con el título de ATP World Tour Finals que reúne a los 10 mejores jugadores del año, y fue nada más ni menos que ante Novak Djokovic, al cual casi dos semanas atrás le arrebató el trono del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP), que tuvo al serbio en lo más alto por 122 semanas consecutivas.
En una final digna de los dos mejores de la actualidad, el O2 Arena londinense vio por primera vez en la historia a un británico coronarse en su tierra, cuando Murray se hizo con el juego por 6-3 y 6-4 en 1 hora y 43 minutos con 17 segundos.
Además, no es un dato menor manifestar que el ahora campeón y mejor de la temporada cierra un año perfecto en su primera participación en el certamen que ya tuvo en este 2016 otro hecho histórico para el nacido en Glasgow el 15 de mayo de 1987: con la medalla de oro que logró en los Juegos Olímpicos en Río y la alcanzada en Londres en 2012 es el único tenista que se hizo con la máxima presea en dos oportunidades consecutivas.
Por si fuera poco el cerrar el año deportivo en lo más alto del ranking ATP por primera vez en su carrera, el mismo Andy Murray supera su marca al haber conseguido 9 títulos este 2016: Roma, Queen’s, Wimbledon, Río de Janeiro, Pekín, Shanghái, Viena, París-Bercy y la final del domingo.

Los otros 20

Murray se convirtió en el 21º tenista en alcanzar el título de Barclays ATP World Tour Finals y deja su nombre marcado junto al propio Djokovic, Roger Federer, Pete Sampras, Ivan Lendl, Ilie Nastase, Boris Becker, John McEnroe, Bjorn Borg, Lleyton Hewitt, Andre Agassi, Stan Smith, Stefan Edberg, Nikolai Davydenko, Guillermo Vilas, Manuel Orantes, Jimmy Connors, Michael Stich, Álex Corretja, David Nalbandian y Gustavo Kuerten.
En cuanto a la final ante el serbio, ganador de las últimas cuatro ediciones consecutivas en Londres, Murray expresó que el del domingo «no fue uno de los mejores partidos de Novak, ha jugado a mayor nivel en otras ocasiones. El final del partido fue excitante y dramático, con errores de ambos. Probablemente yo haya disputado mejores encuentros, pero he sido sólido cuando necesitaba serlo. En general ha sido un buen partido, porque no bates a un jugador tan bueno como Novak si no juegas bien, pero creo que hemos disputado partidos de más nivel», aseguró el británico.

Palabras de elogio

El serbio no se ahorró palabras para con su rival de turno, y explicó que en la final cometió «muchos errores con mi revés. Simplemente no ha sido mi día. De todas formas, mérito y crédito a Andy por ser fuerte mentalmente y jugar los golpes correctos. Me ha hecho jugar un golpe más en cada intercambio. Merece la victoria», dijo el nacido en Belgrado. «Ha sido uno de esos días en los que no he sentido bien la bola y al otro lado de la red he tenido un jugador que ha notado que no estaba cómodo».
Además, Djokovic elogió a su contrincante y le pidió a los periodistas presentes que «dejemos a Andy disfrutar de este momento. Merece apreciar cada momento y valorar todo lo que ha conseguido, y su equipo también».

El futuro del Nº 1

En cuanto a lo que depara el 2017, Murray manifestó ante la prensa: «Intentaré mantenerme, está claro. El esfuerzo de los últimos cinco o seis meses ha sido tremendo. Soy consciente de lo complicado que va a ser mantener la posición porque he tenido un año espléndido y lo he logrado por un partido de diferencia. Repetirlo el próximo año va a ser muy difícil. Pero ahora que he llegado ahí estoy motivado para permanecer en la posición. Los Grand Slams son el motivo por los que trabajaré duro y son lo que me motiva. Cuando me ponga a entrenar en diciembre estaré ejercitándome con el Abierto de Australia en mente. Los partidos a cinco sets son los que demandan un esfuerzo extra, y voy a estar motivado», declaró el escocés. «Voy a tratar de convertir los próximos años en los mejores de mi carrera y ganar todo lo que sea posible. Pero conforme uno se hace mayor esos objetivos se hacen más duros. Los jóvenes están mejorando y hay algunos muy buenos. Va a ser duro pero voy a trabajar para ello», concluyó el actual mejor tenista del mundo.