Este domingo la Avenida de Mayo, desde la 9 de Julio hasta Plaza de Mayo, se convirtió en una larga pizza de muzzarella. ¿La razón? Un evento organizado por la Asociación de Propietarios de Pizzerías, Casas de Empanadas y Actividades Afines (Appyce) y el Sindicato de Trabajadores Pasteleros de Buenos Aires a beneficio de la Asociación Argentina de Síndrome de Down (ASDRA). En esta edición, en el aspecto gastronómico el objetivo era superar los 300 metros de pizza alcanzados en 2015. Esta vez fueron 500 metros.

“El objetivo de la gente de Appyce es, por un lado, batir el récord y, por otra parte, realizar una actividad solidaria porque todo lo recaudado es para Asdra y los programas de inclusión”, señaló el vicepresidente de la institución, Marcelo Varela. Asimismo, se buscó mostrar la capacidad de quienes tienen SD de poder trabajar en común con las demás personas. “Es un gran diferencial que muchas personas con Síndrome de Down (SD) están trabajando en la calle junto a la gente de Appyce y eso les da una gran visibilidad, porque le están mostrando a la sociedad que pueden hacer un trabajo como cualquier otra persona que no tiene discapacidad”, indicó Varela.

Cabe mencionar que muchas personas con Síndrome de Down colaboraron con los integrantes de las escuelas de pasteleros y pizzeros en la elaboración de la pizza y de las 20 mil empanadas que acompañaron, y que los presentes pudieron degustar acompañados de una bebida gaseosa o aguas saborizadas. Para poder consumir era necesario adquirir un bono contribución de 30 pesos que daba permiso a consumir dos empanadas o dos porciones de pizza junto con la bebida. No había límites por persona para comprar un bono y el dinero será donado a ASDRA. Además, con el bono se podía participar de sorteos sorpresa a lo largo de la jornada. La parte de espectáculos, en un escenario montado frente a la Plaza de Mayo, estuvo conducida por Pilar Smith, Toti Pasman y Gustavo Chapur. Hubo un show de ilusionismo a cargo de Facundo Hat con actos de magia inclusiva, la cantante lírica Adriana Fonzi, show de malabarismo y acrobacia con masa de pizzas con el cierre de la banda musical El Símbolo.

Volvamos a la pizza

Para hacer los 500 metros de pizza se utilizaron 750 kilos de harina, 450 litros de agua (para hacer 1.200 kilos de masa), 750 kilos de muzzarella, 300 kilos de tomate, 300 litros de salsa de tomate y 25.000 aceitunas, una por porción. Las empanadas requirieron 20.000 tapas, 300 kilos de queso por salut, 100 kilogramos de jamón y 4 cajones de albahaca.

Desde las tres de la mañana se empezó a confeccionar la pizza y, para matizar la espera, desde las 11 se podía disfrutar de las empanadas. Ante los anuncios del avance métrico de la pizza la ansiedad crecía por degustar la gigantesca pizza. Mientras la gente se deleitaba con la habilidad y constancia de los pizzeros y colaboradores en la gigantesca “línea de montaje” pizzera. Tras el camión que arrastraba el horno continuo se encolumnaban los que le ponían el tomate, el queso, el jamón, la cortaban y colocaban la aceituna en cada porción.

Finalmente, se escuchó la chicharra que anunciaba que se había alcanzado el récord de 500 metros de pizza. Ahora faltaba comer, pero había que esperar: se vendieron los cupones de pizza, se armó la distribución y nos llegaron las ansiadas porciones. ¿Un poco frías? Puede ser, pero no cualquiera mantiene a temperatura 500 metros pizza. Y, lo más importante, el dinero iba para una buena causa.

El anuncio, amenaza o deseo de hacer 2 kilómetros de pizza es para 2017. Un paso más tras la realización de la “Pizza Más Larga de Buenos Aires”, realizada en 2014 y 2015, “La Empanada más Grande de Buenos Aires”, en 2016, y eventos en Rosario y en Salta.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.