Foto: Unicef
Foto: Unicef
Muchas son las publicidades que sostienen que transpirar no es bueno, ni sexy, ni nada por el estilo. Pero lo que antes podía parecer algo desagradable, hoy puede ser la solución para millones de personas.
A pedido de UNICEF, el ingeniero Andreas Hammar diseñó y construyó una máquina que puede convertir el sudor que se encuentra en la ropa en agua potable. Esto ayudaría a los miles de niños que mueren todos los días por beber agua sucia y, además, combatiría la sequía en muchos lugares. A pesar de que es un derecho humano, en el mundo hay más de 700 millones de personas que no tienen acceso al agua potable.
¿Cómo funciona esta máquina?
Foto: HispanTV
Foto: HispanTV
El aparato hace girar la ropa como un lavarropas pero la calienta para eliminar el sudor. El vapor que se desprende de la ropa caliente pasa por una membrana que fue diseñada especialmente para separar las moléculas de agua. Además, se utiliza una sustancia que es parecida al material que tiene la ropa deportiva y que deja pasar el vapor pero mantiene las bacterias, sales y fibras de ropa.
La máquina se lanzó la semana pasada en Suecia y ya más de 1.000 personas probaron el agua que genera. Sus creadores sostienen que el líquido es más limpio que el agua de la canilla.
unicef
Para probar la máquina se llevó a un torneo infantil de fútbol y se instalaron unas bicicletas con voluntarios que se ejercitaban. Una camiseta transpirada puede generar 10 mililitros de agua, que sería el equivalente a un sorbo. Esto no parece ser demasiado, por eso, ahora más que nunca tenemos que ponernos a transpirar la camiseta.

Deja una respuesta