Fue una apertura de sesiones al más puro estilo Cristina Kirchner y con un toque de folklore peronista, principalmente en las calles, donde los manifestantes portaban banderas que daban un manto de color, claramente divididos por sectores y donde las agrupaciones oficialistas “La Cámpora” y “Unidos y Organizados” copaban la mayoría.

Antes de iniciar su discurso la primera mandataria, inauguró un mural con la bandera argentina que se izó en las Islas Malvinas en 1966. Dentro del recinto, desde los palcos, se escuchaban cantos que recordaban a los 70′ con referencias a la Juventud Peronista y la liberación. Los funcionarios y legisladores del Frente para la Victoria y partidos aliados se sumaban al coro.

No era una apertura más, se cumplían 10 años desde el  inicio de la administración kirchnerista allá por 2003, con Néstor Kirchner en la primera magistratura.

Congreso Nacional

A lo largo de casi 4 horas, Cristina Kirchner hizo un largo repaso de la situación del país desde esa fecha hasta el día de hoy. Empezó con una especie de homenaje y recuerdo a los 30 años de recuperación de la democracia, que se cumplirán en el mes de octubre de este año. En ese sentido, destacó la recuperación en los últimos diez años de la soberanía y la legitimidad popular, “una recuperación social tras terribles frustraciones. Saludo a las fuerzas políticas democráticas por estos diez años de recuperación de derechos y conquistas sociales”, expresó Cristina.

La Presidente denominó “década ganada” al gobierno kirchnerista: ganada en recuperación social y en igualdad para todos los argentinos. “Desarrollo y crecimiento son las palabras que más sintetizan estos últimos diez años” y esto se debió a que fue “el período de crecimiento económico más sostenido de los 200 años de historia argentina y que se acentuó a pesar de que en 2008 se derrumbó el mundo y que hoy la crisis mundial no parece tener límite”.

Para señalar este crecimiento indicó que es fundamental el modelo de crecimiento con inclusión social, que calificó de clave en que haya más trabajo y más empleo, al buscar diferenciarse de las épocas en que se crecía en los índices económicos pero que no se reflejaba en la población, según argumentó. Al respecto, manifestó el mejor nivel de salarios en Argentina respecto de otros mercados emergentes si se los mide en dólares. Algo curioso, ya que viene de la cabeza de una administración que plantea constantemente que los ciudadanos deben pensar en su moneda local, el peso.

Otra de las conquistas defendidas fue la reestatización del sistema previsional, lo cual representó “plan de justicia y equidad absoluta” al devolverle a la mayoría de los trabajadores su cobertura. Esto sirvió “para reconstruir el mercado interno de consumo” con más fondos públicos. Acá podemos mencionar otra laguna respecto de las jubilaciones ya que, si bien se han incorporado muchas personas mayores, hay una rémora con jubilados de avanzada edad que están esperando cobrar las actualizaciones de sus haberes, algo que no se realiza aún aunque hay fallos de la Corte Suprema que lo avalan pese a la promesa de la ANSeS de no apelar los fallos desfavorables.

Congreso Nacional

En el marco de la recuperación de derechos y la inclusión social, Cristina Kirchner defendió los planes sociales y la Asignación Universal por Hijo. Dijo que “impide la explotación de los empleados” y señaló que “hacemos asistencialismo sino asistencia focalizada”. Además, agregó que gracias al plan Conectar Igualdad millones de argentinos trabajan y aseguró que disminuyeron los índices de pobreza e indigencia.

En el plano judicial y más allá de los anuncios en la materia, respaldó el memorándum de entendimiento con Irán  y señaló que “se había fabricado una causa que no tenía ningún anclaje legal” y agregó que la “causa está inmovilizada desde hace muchísimos años. Sin tomar declaraciones ninguna causa penal puede avanzar”. Y en defensa de la ley sancionada en el parlamento manifestó que “teníamos que destrabar esto. ¿Qué es lo peor que puede pasar si no cumplen? (Además de) la condena internacional por no cumplir un tratado, lo peor que puede pasar es que vamos a estar igual que ahora. ¿Cómo no intentar? Siempre hay que intentar en la vida resolver los problemas”.

“Han transcurrido casi 21 años de la voladura de la Embajada (de Israel), 22 personas murieron, ciudadanos israelíes que estaban en su territorio, ¿alguien me puede decir algo, hay alguien acusado, se sabe cómo fue? Yo no lo sé y nunca lo pude saber”, y añadió que “van a cumplirse 19 años de la voladura de la AMIA y estamos igual que siempre”.

Seguimos en el ámbito de las relaciones exteriores. La mandataria reiteró el pedido para dialogar con el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas “como indica la resolución de las Naciones Unidas”, aunque evitó mencionar el referéndum que se llevará a cabo en el archipiélago el 10 y 11 de marzo de este año.

“No pedimos que nos den la razón, simplemente queremos sentarnos a dialogar”, señaló y subrayó que la “diplomacia es el único camino para defender la paz. Queremos la soberanía, pero con paz”, en un intento por diferenciarse de los dictadores que en 1982  tomaron las islas por la fuerza, lo que derivó en la guerra en la que perdieron la vida 649 soldados argentinos y 255 combatientes británicos.

Congreso NacionalRespecto de los proyectos para la justicia, la Presidente señaló que el primer proyecto de ley propondrá que “la totalidad de los miembros del Consejo de Magistratura sean elegidos de los pueblos”. Cristina Kirchner señaló que “la Constitución dice académicos y científicos, o sea que también pueden ser médicos, contadores, psicólogos… esto le daría una perspectiva mucho más amplia a ese Consejo de Magistratura”, al contrario de la integración actual que es de abogados.

“Hay que darle a ese órgano una representación popular donde la sociedad se vea reflejada y representada”, dijo. Además, propuso la elección de sus miembros por voto popular, aunque aclaró que no pretende que los jueces sean elegidos por la gente. En segundo lugar, se va a impulsar la creación de Cámaras de Casación Penal en lo Civil y Comercial, en lo Contencioso y Administrativo, y en lo Previsional y Laboral, como ya existen en el área Penal.

Otra iniciativa apunta a “democratizar el acceso al sistema judicial. Deberá establecerse sistema de concurso público”, subrayó la máxima mandataria. Además, Cristina Kirchner reclamó que se establezca un “sistema de transparencia para saber cuánto tiempo están las causas” en un juzgado. “Creo que hay que transparentar cuántos expedientes tiene cada juzgado, porque algunas causas salen enseguida y otras no salen nunca”, precisó, a la vez que trasladó a la Corte Suprema la responsabilidad de definirse común en relación al pago del impuesto a las ganancias. “La única que puede modificar su propia jurisprudencia, su propia acordada, es la corte”, aclaró.

Asimismo, señaló que se debería poder acceder por internet a las declaraciones juradas de todos los funcionarios de cualquiera de los poderes. El sistema ferroviario no quedó afuera de las palabras presidenciales, tema muy importante si tenemos en cuenta el reciente aniversario de la Tragedia de Once. Cristina Kirchner aseguró que “se está trabajando mucho” en la materia, aunque algunos cuestionen “por qué no se hizo antes”.

Con todo este marco, la Presidente realizó un anuncio: “Para el año que viene el Mitre y el Sarmiento van a estar totalmente renovados” y precisó que invirtieron 160 millones de dólares para adquirir 409 coches cero kilómetro, que conformarán 30 formaciones de la línea Mitre y 35 de la línea Sarmiento que “van a duplicar la capacidad del transporte”.

Congreso Nacional

Entre los puntos débiles, se puede mencionar la falta de autocrítica de una gestión, de un modelo, como les gusta decir, que ya lleva diez años en el poder y en el que el paso del tiempo es implacable. Todo proyecto es susceptible de mejoras y para eso es imprescindible el diálogo y escuchar opiniones contrarias para que el debate se enriquezca. También se podría cuestionar el abrumar con números y datos comparativos que solo logran dificultar el seguimiento del discurso y una constante referencia a comparar con la situación de hace diez años cuando es un momento para hacer un pequeño balance y exponer las acciones a futuro. Algo que estuvo ausente, salvo el tema judicial.

Tras más de tres horas de un discurso con todas las características de Cristina Kirchner, con menciones a experiencias personales, diálogos y cruces de palabras con diputados y legisladores presentes con momentos en que se asemejaba a una maestra dando lecciones a sus alumnos, llegó el momento final y, pese al tiempo transcurrido, mencionó que podría hablar de muchos temas que faltaban. Prefirió referirse al expresidente Néstor Kirchner y defendió la gestión compartida al señalar que “él luchó y se fue por no volver a dejar caer a Argentina a ese lugar desde donde nos sacó”.

Fotos: Télam.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.