Este viernes dialogamos en el Noticero con Luciano Corradi, delegado de la empresa GPS, una de las compañías tercerizadas de Aerolíneas Argentinas, sobre el estado de situación de las y los trabajadores. Además, el representante nos comentó cómo atravesaron la pandemia.

«Somos unos 1.400 trabajadores que hacemos tareas de asistencia y control para Aerolíneas. Uno de los reclamos tiene que ver con paritarias, que está vencida hace cuatro meses. Esto tiene el agravante que el año pasado tuvimos casi un año la paritaria vencida por la pandemia y la situación delicada que vive la industria aeronáutica y el turismo. Entonces, reclamamos por un lado las paritarias y exigiendo el retroactivo de este año. Por otro lado, pedimos el pase a planta permanente de los tercerizados para terminar de una vez por todas con el negociado. Siempre tuvimos los datos del enorme negociado que significan las tercerizadas y las tercerizadas en relación con el Estado. Nosotros no dejamos de trabajar ni un día, estuvimos en la primera línea, sufriendo contagios y aislamiento, y sobre todo siendo parte de la operativa de las vacunas: desde el exterior a la Argentina y luego en todo el país para combatir el COVID-19. Nos llamaron héroes por eso pero después nos atacaron de todas formas, por pelear por salarios y por nuestros derechos, nos suspendieron a cientos de compañeros el año pasado. Este congelamiento salarial es grave en el marco de la inflación que avanza muy rápido», detalló Corradi.

En relación al último año y medio de pandemia de coronavirus en Argentina y el resto del mundo, solicitó que «el Gobierno deje de mirar para el costado y tome cartas en el asunto para terminar con el ajuste al salario de trabajadores tercerizados en aeropuertos, pero también a los efectivos de Aerolíneas. El año pasado les dieron una paritaria de 23% y este año de 29%, es decir, el ajuste es para todos. Por eso exigimos que den respuesta ante reclamos que nos parecen justos». «Nosotros tuvimos compañeros contagiados y fallecidos, muchos no los pudieron despedir. Ante esa situación, no dejamos de trabajar. La pandemia sigue y todavía seguimos laburando. Sabemos que es una situación delicada pero no podemos permitir que los platos rotos los paguen los trabajadores. En LATAM, por ejemplo, hubo 3.000 despidos aún habiendo actas firmadas por el Gobierno con el compromiso de continuidad laboral», aseguró el delegado. «No puede ser que hayan aprovechado esta crisis para avanzar sobre los sectores. En GPS, en particular, el año pasado se trabajó con descuentos a los salarios que permitió el Gobierno y el sindicato, que no hizo absolutamente nada, como ninguno de los sindicatos aeronáuticos».

Audio completo de la nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.