El fútbol argentino, latinoamericano y mundial está en la lupa de los organismos de control. Antes de comenzar la Copa América de Chile 2015 fueron detenidos e investigados varios funcionarios de la FIFA por irregularidades en la administración de fondos, sobornos y corrupción, y entre ellos había tres argentinos. Luego se dieron a conocer escuchas telefónicas del fallecido presidente de la AFA, Julio Grondona, en las que hablaba con dirigentes del fútbol local para arreglar resultados de partidos y en el que el mandamás de la disciplina a nivel nacional tenía el control total.

Por estos motivos, la jueza María Servini de Cubría designó veedores, los cuales están investigando los manejos de los millones de pesos que le otorga el Estado a la AFA bajo el programa «Fútbol para Todos». No solo se recopila información sobre el manejo de los fondos de dicha iniciativa sino también la AFIP investiga el caso y denunció a varios árbitros por no poder justificar su situación patrimonial y sus correspondientes declaraciones juradas. Los que imparten justicia en los partidos están muy enojados por haber trascendido dicho hecho a los medios de comunicación y nombrar públicamente a los árbitros que se encuentran bajo esta irregularidad.

Por eso, el viernes 17 de julio se reunieron los árbitros que pertenecen a la Asociación Argentina de Árbitros (AAA) y fue el secretario Federico Beligoy quien anunció que peligra la presencia de los jueces en la fecha 18 a disputarse el próximo fin de semana. El lunes se estipuló una reunión con sus pares del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (SADRA) y tomarán medidas para las próximas semanas. Dichas decisiones vienen por, como comenté anteriormente, haber hecho llegar dicho problema a los medios y ellos piensan que en nuestro país muchas personas no tienen sus declaraciones al día y puede solucionarse en un corto plazo. Además, hicieron transcender un comunicado en el que denuncian avallasamiento a la dignidad y honorabilidad, que cruzaron un límite los organismos de control.

¿Qué pasará la semana entrante? ¿Tendremos fútbol el fin de semana?