Con mayor expectativa en la producción de la selección dirigida por Alejandro Sabella que en el resultado deportivo, Argentina enfrentó en Porto Alegre a Nigeria, un rival que debía sumar al menos un punto para asegurar su pase a octavos de final.
Por esta necesidad impostergable fue que se presentó un partido abierto, con idas y vueltas y una gran mejoría en ambos combinados. Recordemos que los dos venían de ganar sus respectivos encuentros pero sin lucirse.
Y vaya si fue cargado de emociones. De entrada nomás pegó primero Argentina cuando iban solo 3 minutos y Javier Mascherano dio una habilitación perfecta desde mitad de cancha para que Ángel Di María remate frente al arquero, este diera un rebote que pegó en el palo y, cuando la pelota quedó boyando en el área, entre Lionel Messi y rompa el arco con un fierrazo al medio y arriba. Inmediatamente después llegó el empate cuando Federico Fernández (con una pobre y preocupante actuación) perdió la marca de Michael Babatunde, que asistió a Ahmed Musa para enganchar, colocar el balón en el segundo palo e inalcanzable para Sergio Romero y poner las cosas 1-1.
A los 9′ Messi dio una asistencia para Gonzalo Higuaín pero el delantero, que sigue sin marcar su tanto en esta Copa Mundial, la tiró afuera. Luego Di María tendría otra chance, pero el tremendo disparo de media distancia tuvo destino de corner tras el arrojo de Vincent Enyeama hacia su palo izquierdo. A los 38′ apareció la preocupación cuando Sergio Agüero, que estaba rápido y en buen nivel, pidió el cambio por lesión. En su lugar entró Ezequiel Lavezzi, que reemplazó al Kun y no hizo extrañar su ausencia.
Cuando creíamos que nos íbamos al entretiempo sin más emociones, Messi hizo estallar todas las gargantas. Tuvo un tiro libre a 26 metros y puso la pelota al ángulo, para que el portero no atine más que a mirar la exquisita definición del mejor futbolista del mundo.
Apenas comenzó la segunda etapa, Nigeria puso parda nuevamente la cuestión. El 2-2 fue otra vez obra de Musa, quien entró por el medio y puso la pelota recta al primer palo. Tres minutos después, mediante un tiro de esquina de Lavezzi, le quedó repentinamente el balón a Marcos Rojo en el área chica y asestó con la rodilla para darle los 3 puntos a Argentina y asegurar el primer puesto del Grupo F y evitar (salvo una catástrofe o una tremenda sorpresa) a la selección de Francia en octavos de final. Incluso Ezequiel Garay tuvo una oportunidad clara para estirar la ventaja, estaba solo frente a la portería pero cabeceó mal el centro de Di María cuando iban 80′.
Nigeria, pese a la derrota, mostró buen juego colectivo, mucha velocidad para atacar de contra y estrategia sólida. Por eso no sorprende que hayan clasificado a la siguiente fase.
Bosnia e Irán solo para cumplir
Los iraníes debían ganar y esperar una caída de Nigeria para seguir en carrera pero, aunque el resultado de los africanos era desfavorable, no supieron encontrarle la vuelta al juego y cayeron ante los bosnios por 3-1.
A los 23 minutos Edin Dzeko abrió el marcador y a los 59 Miralem Pjanic amplió la ventaja. Cuando iban 82 minutos Irán recuperó terreno y se acercó al tanteador con el tanto de Goochannejad Reza. Pero para despedir a Bosnia-Herzegovina de su primera participación de una Copa del Mundo, un minuto después Avdija Vrsajevic puso el resultado final de 3-1.