PAZAsí lo revelan los resultados del “Global Peace Index” (GPI) realizado en 2012. Nuestro país registra el nivel más alto de armonía y “paz” desde 2007, año en que comenzó a hacerse la investigación. Los resultados nos ubican en una situación favorable, en general, y sobre todo como latinoamericanos. Este informe es otro costado desde el cual observar la realidad y sacar conclusiones prósperas.
El GPI, llevado a cabo por el “Institute for Economics and Peace”, para la actualidad es uno de los estudios sobre la paz más avanzados y completos. Combina en total 23 variables internas y externas (como crímenes violentos, relaciones con los países vecinos, capacidad y gasto militar, crímenes organizados, acceso a las armas, entre otros), asignándole a los países una puntuación, que los sitúa en un ranking a nivel global.
El objetivo que traspasa esta investigación no es una mera medición y esquematización de la paz mundial, sino que genera conocimiento acerca de las situaciones que son alimento de la tranquilidad de una región, con la intención de hacer aportes para perpetuar la armonía a lo largo del tiempo.

Foto: www.facebook.com/GlobalPeaceIndex?fref=ts
Foto: www.facebook.com/GlobalPeaceIndex
En definitiva, el GPI nos invita, desde una posición optimista y reflexiva, a dar un vistazo a las causas de la paz a través de una propuesta interactiva y nutrida de información.
Para el 2012, el análisis del GPI dio a conocer datos reconfortantes. Según lo reflejado en las estadísticas, el mundo se mostró, en términos generales, más pacífico, y mantiene la tendencia iniciada hace dos años. En su totalidad, las cifras encontradas en la investigación resultan motivadoras y, a su vez, reveladoras, porque también nos obligan a enfocarnos en las únicas dos regiones que son la excepción a esta regla: Medio Oriente y el Norte de África.
Dentro de este informe, América Latina se manifiesta como una región que está en constante progreso, donde se concentran una gran cantidad de los países que han mejorado en el último GPI (16 de 23 países que vieron mejoras pertenecen a la región).
Particularmente, Argentina es también protagonista de un progreso significativo. Nos ubicamos en el puesto 44 de un total de 158 países. En comparación con las cifras de años anteriores, se puede observar que la mejoría es notoria. En el período abarcado desde el 2007 hasta el 2010 descendimos en el ranking del puesto 52 al 71 y, hacia la actualidad, ascendimos al 55 en 2011 y finalmente al 44 para el 2012, el mejor puesto registrado hasta el momento.
Foto: www.facebook.com/GlobalPeaceIndex
Foto: www.facebook.com/GlobalPeaceIndex
Según lo analizado por el “Institute for Economics and Peace”, la baja importación y exportación de armas, el bajo nivel de ataques terroristas, un disminuido número de muertes en conflictos internos y externos, así como la escasa presencia de armamento peligroso son, entre otros, condicionantes para nuestra situación actual. Nuestros puntos más débiles son el nivel de criminalidad percibido en la sociedad y las demostraciones de violencia, que recibieron un puntaje de 4 en una escala del 1 al 5 (donde el 1 es el más alto nivel de tranquilidad registrado).
Una forma sencilla de situarnos en contexto para entender nuestra posición actual a nivel global es establecer una breve comparación con los países más y menos pacíficos. Islandia está a la cabecera, con un puntaje de 1.113, y el país que está en una situación más complicada es Somalía, que registra 3.392 puntos. Argentina recibió un puntaje de 1.763.
Imagen: www.visionofhumanity.org
Imagen: www.visionofhumanity.org
Uno de los aspectos de Islandia, donde se registra un mayor nivel de conflictividad (2 puntos de 5) coincide con una de nuestras falencias, el nivel de criminalidad en la sociedad. Las demás variables tienen un puntaje muy bajo. En el caso de Somalía se registra una gran cantidad de aspectos en rojo: además de la criminalidad, el alto nivel de homicidios, demostraciones y crímenes violentos, el acceso facilitado a armas y las malas relaciones entre países vecinos, entre otros. Son dos polos totalmente aislados, pero se puede ver entre estos países y Argentina ciertas similitudes: es baja la cantidad de personal en servicios armados, de exportación e importación de armas y de acceso a las llamadas “armas peligrosas”. Una diferencia que merece nuestra atención es que, al compararse con estos dos extremos, Argentina refleja un mayor nivel (aunque no del todo elevado) de personas encarceladas.
Hay aspectos a mejorar, aspectos para profundizar y seguir estimulando, así como mucho trabajo por delante para evitar aquellas cuestiones que restan a la hora de hablar de armonía. De conclusiones similares y más, podemos nutrirnos con el análisis del GPI.  En .cero te invitamos a consultar los resultados del informe del 2012 por medio de la web visionofhumanity.org y, ¡a sacar tus propias conclusiones!

2 comentarios de “Argentina en su mejor momento

  1. Nicolás dice:

    Si analizamos un poco la nota y la comparamos con la realidad de nuestro país, efectivamente, Argentina esta dentro de los países con menos conflictividad. Pero aclaremos… conflictividad cuasi bélica.
    Los parámetros que se mencionan (crímenes violentos, relaciones con los países vecinos, capacidad y gasto militar, crímenes organizados, acceso a las armas, entre otros) no hablan de un indice de criminalidad, conflictividad interna, paz social, ni de la seguridad del país. Por esto, me parece ciertamente tendenciosa la forma que se presenta el estudio en la nota.
    Sin contar que resta evaluar la confiabilidad de los índices utilizados para sacar dichas conclusiones, los cuales no son mencionados. Espero que no hayan salido del Indec…
    Para terminar, que nos comparemos con Somalía en terminos de conflictividad bélica no me deja tranquilo en lo mas mínimo ni me parece que es algo para celebrar, es como decir que tenemos operando en el territorio Nacional menos carteles de la droga que Mexico… Nivelemos para arriba que es la única forma de superarse!!!

  2. Melisa Acevedo dice:

    Nicolás,
    No buscamos parecer tendenciosos con la nota. Quisimos presentar los resultados de esta investigación como una herramienta más para que cada uno pueda sacar una conclusión, o para nutrir posibles puntos de vista.
    Toda opinión es válida, y enriquece el debate.
    Saludos, y muchas gracias por seguirnos!

Deja una respuesta