El voleibolista argentino Germán Johansen es el nuevo refuerzo de Kocouři Příbram en República Checa y charló con Punto Aparte tras su paso por la Liga de Suiza.

«Giordi» era el único latinoamericano del equipo y el idioma le complicó tener una rápida adaptación. “En Suiza hablan todos inglés y muy bien. Se dividen en tres partes: la gran mayoría que hablan alemán porque es el más oficial, una parte más cerca de Francia que habla francés y una mínima parte habla italiano, que son la minoría. Pero todos hablan inglés porque la educación ahí es muy buena. Este año me preocupé porque es un equipo y te tenés que llevar bien con todos, es parte de mi laburo”.

El atleta explicó que una forma de acercarse a sus compañeros era siguiéndolos en Instagram para poder crear un vínculo que fortaleciera al equipo a futuro. “Por suerte, el grupo que me tocó era uno muy bueno y se conocían hace mucho, entonces eso facilitó. Pero el suizo es bastante respetuoso, los chistes que se hacen por ejemplo acá entre amigos son un poco más fuertes y nosotros entendemos que está todo bien, pero allá no podés o si se gritan muy fuerte entre ellos después se piden disculpas. Después conmigo no hicieron ‘rancho aparte’, eso fue bueno. El suizo es amoroso hasta ahí, pero tienen un problema, en algunos partidos estábamos por perder y tiraban la toalla rápido y se desmotivaban, y yo era el único que seguía alentando. Ellos no podían entender cómo si estábamos perdiendo 20-11 el resultado es muy difícil de remontar, pero se puede. La sociedad en general es así. Nosotros nos vemos como una utopía porque hay un descontrol por la falta de reglas conscientes de acá. Pero allá te hacen sentir mal si rompés las reglas”.

Dejando atrás a la Liga suiza, Johansen se prepara para competir en República Checa y tiene una gran trayectoria detrás que lo respalda, ya que pasó por Austria, River Plate y la selección nacional, donde se destacó en el Mundial Sub-23 de Egipto, donde fue el MVP en la final. “El Mundial fue muy importante, más que los Juegos Panamericanos. No es que le saco mérito, la medalla de oro en Lima me dio grandes experiencias y amistades, pero el Mundial fue mucho más importante porque en el vóley hicimos historia. Encima el que sacó el premio al mejor jugador había sido yo, y no lo podía creer. Antes del Mundial fui a la Word League con la selección y me tocó trabajar con Julio Velazco, que es uno de los mejores técnicos de la historia del deporte. Entonces venía mentalizado. Cuando empezamos a entrenar con la selección Sub-23 teníamos un muy buen feeling y la energía fluía”.

Sin embargo, Germán este año no irá a los Juegos Olímpicos en Tokio. “Fue un poco más complicado porque uno siempre espera que lo llamen, pero es la selección argentina y no llaman a todo el mundo, y durante diez años me citaron, todas las veces, este es el primer año que no estoy. Si el cuerpo técnico piensa que no estoy en las condiciones, trabajaré más duro para el próximo año ser convocado o por lo menos ser llamado para la convocatoria”.

Los comienzos de «Giordi» fueron en una escuela de fútbol, a los 5 años. “Mi mamá no quería que juegue mal en los cumpleaños y que me manden al arco. Ese fue el comienzo. Pero siempre fui competitivo, no es que quiero ganar en el sentido de vamos a hacer deporte no importa si es por plata o por apuestas. Empecé a los 5 años, tenía un cuerpo más atlético de lo normal, siempre fui un poco más alto, pero siempre esta parte atlética de agarrar la bici, jugar a la pelota o lo que sea me llevaba a hacer deporte. A los 7 años empecé a hacer esgrima en el colegio, hice natación en la colonia de invierno con categorías más grandes, hice básquet, corrí en karting”.

Además, desde chico era muy inquieto y tenía varias actividades extracurriculares, por lo que no tenía tiempo para dedicarse a las notas del colegio. Entonces, ¿cómo llegó al deporte en el que hoy es profesional?

“El voley empezó en el colegio y lo tenía como algo recreativo, tenía profesores muy buenos. Al día de hoy siempre que puedo trato de ir a mi antiguo colegio por lo bien que trabajan ellos, y si yo les puedo dar una mano, no siendo un jugador famoso porque no sirve de nada de eso, sino con las experiencias que me tocó vivir”.

Por otro lado, Johansen es multifacético no solo en la cantidad de deportes que practicó, ya que es youtuber y standapero. “Soy muy tímido, aunque no lo parezca. La parte discursiva y de charla la gané haciendo videos después de un accidente que tuve. Desde muy chiquito miraba los DVDs de Les Luthiers que estaban en casa, miraba standaperos, obras de humoristas, siempre la parte graciosa porque me gustaba hacer reír y nunca tomé clases de nada, pero cada vez que veía un show o algo en la televisión miraba cómo ponían las luces o ver por dónde buscan el chiste, no sabía los recursos del humor. Por eso siempre decía que yo hacía reír de oído, porque nunca estudié nada. Hasta que empecé con el canal de YouTube, pero me di cuenta que no era para mi por el tema del vóley y ser una figura pública del deporte, se me complicaba mucho y por eso dejé”.

Asimismo, el deportista agregó: “Nunca lo consideré como un laburo serio, si me tuviera que dedicar solo al humor tendría que dejar el vóley porque te consume mucho tiempo. No solo planeo volver en algún momento sino que sería muy feliz retirarme y empezar una carrera en la parte humorística y televisiva, medios, radio. Amo ir a un estudio de televisión y radio porque me fascina ver la cámara, las luces, odiaría que alguien me esté gritando en la oreja ‘cortá que viene la publicidad’ pero me adaptaría muy rápido. Para cerrar, me encanta hacer reír, es algo que lo tengo muy pendiente y seguro vuelva de alguna forma, por algún lado va a salir mi veta humorística, porque me encanta y me hace muy bien”.

Para finalizar, ¿cuál es tu sueño a nivel deportivo?

“Ser la mejor versión, llegar al tope de mis capacidades y de nivel antes de terminar mi carrera. Saber si este es mi limite, quiero llegar ahí. Porque si digo que quiero ser campeón olímpico, ganar tres mundiales como Diego Maradona a los 13 años, me parece una banda eso, ya salí campeón cuando era chico y fue histórico. Entonces quiero llegar a ser lo mejor que yo pueda hacer y estoy trabajando para eso.”