Avanza reconocimiento de Palestina

España, Irlanda y Noruega anunciaron el pasado miércoles su reconocimiento a Palestina como Estado soberano. Hasta ahora Suecia, en 2014, había sido el único país en reconocer a Palestina siendo miembro de la Unión Europea (UE). República Checa, Hungría, Polonia, Bulgaria, Rumania y Chipre también habían adoptado la misma medida, pero antes de ingresar al bloque europeo.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció que el próximo 28 de mayo España comenzará a reconocer a Palestina como Estado. El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), si bien destacó el pedido del cese al fuego y el apoyo a la llamada solución de los dos Estados que hicieron en marzo los 27 miembros de la UE, afirmó: “Debemos ser sinceros y reconocer que no es suficiente”.

El mandatario español también criticó con dureza al primer ministro Benjamin Netanyahu por el «dolor” y por “tanta destrucción» en la Franja de Gaza, tras la criminal invasión militar ordenada posteriormente al atentado terrorista de Hamas, en el sur de Israel, el pasado 7 de octubre. En respuesta, Netanyahu afirmó que “la intención de varios países europeos de reconocer un Estado palestino es una recompensa al terrorismo”, y sostuvo: “Este será un Estado terrorista. Tratará de repetir la masacre del 7 de octubre nuevamente y, nuevamente, nosotros no consentiremos esto. Recompensar al terrorismo no traerá paz ni tampoco nos detendrá de vencer a Hamas”.

El primer ministro irlandés, Simon Harris, aseguró que Israel no pierde nada con este reconocimiento. “Es el único camino creíble hacia la paz y la seguridad, tanto para los israelíes como para los palestinos”, y añadió que los palestinos “tienen un derecho legítimo a tener un Estado y un futuro definido por el éxito en lugar del sufrimiento».

En sintonía, el primer ministro noruego, Jonas Gahr, bregó por la paz y consideró que la creación del Estado palestino es la única salida real. “No puede haber paz en Oriente Medio sin que Israel y Palestina tengan su propio Estado, es la única solución real al conflicto. La evolución en Oriente Medio no solo ha ido en la dirección equivocada, simplemente es catastrófica. La confianza entre las partes se encuentra en su punto más bajo. Hay que detener esa espiral negativa”, aseveró.

Los problemas de esta semana para el gobierno israelí comenzaron el lunes, de parte de la Corte Penal Internacional (CPI), cuando su fiscal, Karim Khan, anunció órdenes de arresto para Benjamin Netanyahu; su ministro de Defensa, Yoav Gallant; y también para los líderes de Hamas, Yahya Sinwar, Ismail Haniyeh y Mohammed Diab Ibrahim al Masri (Deif). “Israel, como todos los Estados, tiene el derecho a defender a su población. Tiene todo el derecho de asegurar el retorno de los rehenes que han sido criminalmente y cruelmente secuestrados. Esos derechos, sin embargo, no absuelven a Israel de sus obligaciones en el cumplimiento del derecho humanitario internacional. Causar intencionalmente la muerte, inanición, daño y sufrimiento a la población civil, incluyendo numerosas mujeres y niños, son medios criminales para alcanzar objetivos militares y políticos. Eso es lo que alegamos”, dijo Khan, y agregó: “Como he repetidamente subrayado desde el año pasado en Egipto, en Israel y en Palestina, y nuevamente este año, aquellos que no cumplen con la ley no deberían quejarse luego cuando mi oficina toma acciones basadas en evidencias sólidas. Ese día ha llegado”.

Por el momento, ninguna de las dos principales potencias europeas, Alemania y Francia, se plegaron al reconocimiento del miércoles. El canciller francés, Stéphane Séjourné, dijo que «no es un tabú para Francia», aunque sostuvo que este no es el momento adecuado. Otro tanto hizo el gobierno alemán, que defiende la solución de los dos Estados, aunque con la participación de ambos actores del conflicto como requisito indispensable.

Es importante destacar que el reconocimiento de Palestina como Estado soberano no es una propuesta marginal en el concierto internacional. Más bien lo contrario, ya que 142 de los 193 Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo reconocen. Sin embargo, la división al interior de Europa respecto al llamado conflicto palestino-israelí, y particularmente sobre la catástrofe humanitaria de Gaza, es profunda, y su ebullición llega en el contexto de las elecciones del Parlamento Europeo, a celebrarse del 6 al 9 de junio, en las cuales se augura una buena elección de la ultraderecha.