Este miércoles 22 de enero debutó Zion Williamson, elección número uno del draft de 2019, con su equipo Pelicans de New Orleans. Se trata de uno de los debuts más esperados en la historia de la NBA, como el de LeBron James en 2003. El ala-pivot que se destacó en la Universidad de Duke por su gran técnica de juego, con una altura de 2 metros y su peso de 130 kilos.

Antes del draft rompió récords de visitas en YouTube por sus jugadas y, además, llenó los estadios de su secundaria y universidad. Fue electo por los Pelicans en la primera elección y tenía un gran compromiso: suplantar a Anthony Davis, transferido a Los Angeles Lakers e histórico en la franquicia.

Zion jugó 4 partidos en la pretemporada y la rompió en todos los encuentros. Esas actuaciones lo llevaron a que su camiseta sea una de la más vendidas de la NBA y supere a Paul George o Damian Lillard. Antes del comienzo de la temporada llegó lo peor, que fue su lesión en los meniscos y que se estimaba más de 3 meses fuera de la canchas.

Luego de una gran recuperación aprendió a caminar, correr y caer adecuadamente para evitar las lesiones de acuerdo a su cuerpo particular. Como un dato no menor, vale mencionar que durante esta recuperación practicó mucho su tiro desde el perímetro y subió 8 kilos de masa muscular en menos de dos semanas.

De esta manera, llegó el debut tan esperado antes San Antonio Spurs. Se había confirmado previamente que iba a ser titular y las entradas se agotaron al instante… hasta las acreditaciones para periodistas. Además, este partido superó el rating del encuentro entre los Lakers de LeBron ante los Rockets de James Harden.

Como era sabido con anticipación que iba a tener pocos minutos en el primer cuarto, jugó 5 minutos y se lo vio muy inseguro con el balón. Solo logró una asistencia, un arranque muy flojo y se lo vio fuera de ritmo. En el segundo bloque metió su primer doble luego de haber ganado un rebote ofensivo pero también con pocos minutos y sin demostrar su juego. En el tercero fue más flojo con muchas pérdidas y de nuevo con muestras claras de falta de ritmo.

Pero llegó el último cuarto, en el que su equipo iba perdiendo por 8 tantos y empezó a soltarse, logró su primer triple tres minutos más tarde y ya había conseguido 18 puntos en tan solo 3 minutos para poner arriba en el marcador a los Pelicans. Eso bastó para que todo el público se enamore aún más del jugador que, aseguró, entregó más porque fue elogiado por el mundo del básquet. En esos tres minutos anotó 4 triples en 4 intentos con un 100% de efectividad (superó a Ben Simmons que tan solo tiene dos triples desde su debut en 2017) y, además, anotó dos dobles más y un tiro libre donde demostró su explosión y fuerza debajo el poste.

Zion terminó con 22 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias en tan solo 18 minutos de juego. Su equipo perdió 121-117 pero los fans se fueron felices porque saben que les queda un buen futuro con Williamson como líder del equipo junto a Ingram y Lonzo. Sin lesiones, el jugador de 130 kilos puede ser uno de élite con tan solo 19 años y competir ante jóvenes como Trae Young y Luka Dončić, entre otros.