El domingo 18 de octubre se realizaron los comicios en Bolivia y, con el 52,4% de los votos de casi 7,3 millones de electoras y electores, el economista Luis Arce se convirtió en su nuevo presidente, quien será acompañado por David Choquehuanca en la vicepresidencia.

De esta manera, después de 11 meses de gobierno de facto de Jeanine Áñez, «Bolivia ha recuperado la democracia» y «hemos recuperado las esperanzas», tal como declaró el nuevo mandatario perteneciente al Movimiento Al Socialismo (MAS) apenas se supieron los resultados del sufragio. El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, aseguró que el ejercicio democrático se llevó a cabo en forma «pacífica y participativa», necesaria «para afianzar su democracia».

Al respecto de los porcentajes obtenidos, Arce alcanzó la mayoría que le posibilita asumir sin necesidad de segunda vuelta, mientras que Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana) obtuvo 31,5% y Luis Fernando Camacho (Creemos) con 14,1%. Asimismo, en la jornada se renovaron 166 escaños del Congreso Bicameral (36 senadores, 130 diputados, 9 representantes supraestatales y 350 autoridades nacionales).

Pese a que se reconoció el triunfo del MAS, el expresidente Evo Morales (refugiado en Buenos Aires tras el derrocamiento en 2019 por parte de Áñez) denunció en sus redes sociales que «ayer (por el sábado) denunciamos que era sospechoso el levantamiento del Direpre (Difusión de Resultados Preliminares) a pocas horas del día de las elecciones. Ahora, las empresas encuestadoras se niegan a publicar los resultados a boca de urna. Están escondiendo el gran triunfo del pueblo representado por el MAS-IPSP». «Resulta muy extraño y preocupante que, a casi una hora del tiempo permitido para la publicación de los datos de los resultados en boca de urna, las empresas no lo hagan. ¿Por qué el retraso? ¿Qué se quiere esconder?», alertó sobre la demora en la difusión de los resultados electorales, que pudieron conocerse en horas de la madrugada del lunes.

Por su parte, el presidente argentino Alberto Fernández comunicó mediante su cuenta en Twitter que «la victoria del MAS en Bolivia no solo es una buena noticia para quienes defendemos la democracia en América Latina; es, además, un acto de justicia ante la agresión que sufrió el pueblo boliviano». Además, la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner aprovechó la ocasión para tuitear: «Buen lunes para todos y todas. Felicitaciones a Lucho Arce y David Choquehuanca que, junto a Evo, construyeron en Bolivia un gran triunfo popular. La Patria Grande feliz». Finalmente, el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero, hizo lo propio en la misma red social: «El pueblo boliviano recuperó la democracia, reconoció la lucha de Evo Morales y eligió el camino de la soberanía y la dignidad».