Desde hace ya más de un mes, el país y casi todo el mundo se encuentra en cuarentena debido a la pandemia de coronavirus. A raíz de esto, el cine paralizó su actividad al igual que muchas otras actividades. Por estos motivos, comenzamos un ciclo de entrevistas a trabajadores y trabajadoras del mundo audiovisual argentino para conocer en detalle cómo afectan las circunstancias al sector y qué alternativas se encuentran para transitar este momento.

Comenzamos con Natural Arpajou, con quien habíamos conversado en el momento en que estrenó su película Yo Niña. Ella es directora, guionista y docente, entre otras actividades que desempeña en el mundo audiovisual, y nos cuenta cómo la sorprendió esta circunstancia y la forma en la que tuvo que reinventar su trabajo frente al aislamiento. «Fue una frenada de golpe y sentí el tirón. Justo la semana que empezó la cuarentena obligatoria yo tenía que comenzar a editar mi segunda película», nos cuenta.

«Esta es nuestra vida, estamos vivos mientras esto pasa y una vez que ya lloramos, que nos asustamos, creo que hay que empezar a ver qué hacemos», sostiene Natural y nos cuenta que, pese a nunca haber querido realizar talleres y cursos de forma online, hoy resulta ser la mejor alternativa para sostener el vínculo con sus alumnos y alumnas, y una fuente de ingresos que de otra manera se cortaría totalmente.

«Nos superó la ficción»

También dialogamos sobre los nuevos desafíos de los y las cineastas para potenciar su ser creativo: «Que quede claro, la pandemia es una porquería y estar encuarentenados no está bueno. Pero a la vez es interesante que como realizadores y artistas estamos viviendo algo único y especial que nos pone en otro lugar», y añade que «nos superó la ficción… empezaron a cambiar un montón de cosas y como realizadores y escritores tenemos que usarlo para nosotros».

Otro de los temas que surgieron tienen que ver con la gran incógnita que nos invade respecto de la nueva perspectiva que vendría para hacer y ver películas, como si pudiera existir un periodo pre y pos pandemia. «Mi película es de cuando la gente se saludaba normalmente», expresa la directora.

«Nuestro trabajo es presencial y grupal, todo mal para la pandemia», resalta Natural sobre la realización como práctica, y sobre la liberación de películas comenta que para muchos directores, a pesar de que no les genere ningún tipo de ingreso, prima la necesidad de que la gente vea los filmes. Sin embargo, también recuerda que acá son de los productores y no de los directores, lo cual hace que se complique para algunas personas sumarse a la marea de películas liberadas a pesar de que quieran hacerlo, aunque es un debate que va a quedar para otro momento…

Audio completo de la nota