En medio de una crisis sanitaria, social y económica sin precedentes, la petrolera estatal anunció el incremento en el valor promedio de los combustibles en 4,5%.

A raíz de los datos obtenidos por YPF durante el segundo trimestre del año, que arrojó una pérdida neta de 85 mil millones de pesos y una retracción de la demanda de hasta 90% en relación al primer trimestre, tomaron la decisión de ajustar sus tarifas.

Al respecto de este aumento, desde la compañía la explicaron que la decisión también se debió a que desde diciembre pasado el importe de las naftas no sufrió variaciones y, por este motivo, el Gobierno Nacional llevaba semanas analizando la situación, con el objetivo de equiparar la brecha entre el precio en la Ciudad de Buenos Aires y el resto del país, por lo que las diferencias se harán más notorias en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). «La actualización de precios tendrá en esta oportunidad, como en el futuro, el objetivo de recomponer asimetrías históricas a nivel federal», argumentaron desde la empresa.

Como consecuencia, el sector privado (entre las que se incluyen Axion, Puma y Shell) también ajustará sus tarifas a la brevedad. Desde YPF emitieron un comunicado en el que afirman que esta decisión se tomó «en pos de avanzar con los objetivos de producción de la compañía, teniendo en consideración las particularidades del contexto macroeconómico del país».

Quienes se verán beneficiados en este particular contexto son las y los pertenecientes al sector de la salud, que tendrán un descuento del 15%, lo que representa aproximadamente unas cien mil personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.