Se acerca el comienzo de clases y con ello la búsqueda de un colegio para nuestros hijos. También puede aparecer la incertidumbre de no saber si hicimos una buena elección como papás.
colegioHay diferentes tipos de colegios para todos los gustos: formas de pensar, vivir, criar. Son tantos que, a veces, uno no sabe cómo decidirse por el adecuado.
Qué cosas tenemos que saber cuando elegimos:
Tipo de gestión: pública o privada.
Tipo de jornada: simple (turno mañana o tarde, de 4 horas diarias), extendida (turno mañana o tarde con una extensión que puede variar en cantidad de horas entre 1 y 3) o doble (todos los días entre 7 y 8 horas).
Orientación: deportiva, artística, natural, religiosa, etc.
colegioTipo de pedagogía que se utiliza: esto tiene que ver con el método que las docentes usan para la enseñanza. Pueden ser moderno, tradicional, conductista, constructivista, etc.
Cercanía al hogar: es importante tenerlo en cuenta, dado que hay que calcular el tiempo y costo de transporte y el medio social con el que convivirán nuestros hijos (tengamos en cuenta que después se van a tener que reunir a hacer trabajos prácticos, ir a cumpleaños o, simplemente, juntarse a tomar la leche y jugar).
Nivel sociocultural y creencias: tener en cuenta que el colegio que elijamos tiene que estar acorde a nuestro nivel sociocultural y creencias para que el niño no se sienta excluido del grupo.
Costos: mandarlos al colegio tiene sus costos, no solo de cuota o matrícula sino también de materiales, vestimenta, transporte, comedor, etc. Otro punto a evaluar antes de decidir.
colegioPor eso, cuando uno elige el colegio de sus hijos es importante pensar en todo y no solo en “lo mando porque es el que queda cerca de casa” o “lo mando porque ahí fui yo” o “porque está de moda”.  También tengamos en cuenta que el niño se tiene que sentir cómodo para favorecer el aprendizaje y es por ello que si hay algo que no nos gusta a nosotros o vemos que nuestros hijos no están bien es importante no tener miedo y buscar una mejor opción.
Educación maternal
Un apartado aparte merecen los jardines maternales. No hace mucho se reguló la educación de los niños de entre 45 días y 3 años y no es obligatoria, por ello tienen sus características particulares.
Jardin maternalAl principio concurrían a “guarderías”, que eran espacios de contención para los chiquitos que todavía no podían concurrir a la educación formal y donde los padres debían dejarlos en algún sitio mientras trabajaban. No tenían un proyecto pedagógico, solo cumplían la función de “guardar” y el personal no era necesariamente docente. En la actualidad todavía hay algunas guarderías y, si decidimos dejar a nuestros hijos en una, debemos entender que estas no tienen la función de educar sino de contener.
Luego aparecieron los jardines maternales, donde la diferencia fundamental es el hecho de tener un proyecto pedagógico y estar atendido por docentes. Allí los niños van a aprender y no solo a «estar».
colegioLos jardines maternales también existen de gestión privada o pública, para elegirlos debemos seguir lo dicho anteriormente y, además, observar ciertas cosas que nuestros hijos no nos van a poder contar porque todavía no tienen la capacidad de hacerlo:
¿Cómo es la comunicación docente-padres?
¿Puedo entrar a ver a mi hijo o darle el pecho en cualquier momento?
¿Puedo retirarlo en cualquier momento?
En caso de tener comedor, ¿dónde y cómo se preparan los alimentos?
¿Dónde y quién se encarga de la higiene de mi hijo? Recordemos que un adulto debe cambiarle el pañal o enseñarle a usar el baño.
¿Qué le van a enseñar durante el año?
¿Tienen vacaciones o siguen todo el año como colonia?
¿Respetan los tiempos de desarrollo de los niños o todos tienen que hacer lo mismo al mismo tiempo?
¿Cuántas maestras hay por sala y cuántos niños?
¿Quién queda a cargo del jardín cuando la directora debe ausentarse?
¿Tienen servicio de emergencia médica?
colegiosY lo fundamental para saber si son jardines habilitados y controlados: ¿tienen numero de DIPREGEP (que indica la autorización de funcionamiento y reconocimiento por parte de la Dirección Provincial de Educación de Gestión Privada)?
No es tarea sencilla educar a nuestros hijos, y mucho menos buscar un lugar que los eduque fuera de su hogar como si estuvieran en él.
Hay que buscar siempre diferentes opciones antes de decidir y cambiar si sentimos que la decisión no fue la que esperábamos.