La compra venta de bienes en la sociedad capitalista contemporánea no es una novedad. El dilema se plantea cuando ese bien es la leche materna que se publicita y se oferta en una web sin control sanitario previo.
Tal iniciativa, ya promocionada en Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Australia y Colombia (entre otros países), apareció recientemente impulsada en forma online por una mujer alemana. La venta de oro blanco líquido, lejos de ser infrecuente, es una realidad que crece de manera global.
Como contrapartida, varias asociaciones médicas advierten sobre los problemas derivados de la falta de examen previo. Porque nadie duda de los beneficios de la leche materna en tanto alimento, pero los expertos insisten en que esta también puede ser un vehículo de conducción de enfermedades.
En función de ello y a manera de prevención, los bancos de leche materna implementan y aconsejan un protocolo de examen médico de aquellas mujeres donantes, tal como se hace en los bancos de sangre.
En síntesis, se trata de regular sanitariamente un mercado emergente con mayor certeza científica y acorde a un marco legal de responsabilidad social.
Artículo elaborado especialmente para puntocero por Karina Vázquez.