Luego de finalizada la etapa de clasificación de grupos de la 54° edición de la Copa Libertadores de América, quedaron definidos los cruces por octavos de final. Todos los juegos se disputarán los días 16 y 30 de abril (según la disposición de Conmebol). La siguiente lista de enfrentamientos colocan en segundo lugar al equipo que define la llave en condición de local (el partido de vuelta).
Nacional (Paraguay) – Vélez Sarsfield (Argentina)
velezA priori puede no resultar una llave difícil para uno de los mejores planteles de Argentina y el mejor clasificado de la copa. El conjunto dirigido por el debutante Oscar «Turu» Flores tiene como su peor enemigo a la irregularidad: puede golear y jugar de manera impecable como también perder y no encontrarle la vuelta a los partidos. Además, se cumplen 20 años de la gloria en la competición y tiene la espina clavada de los últimos años y anhela más que nada alzarse con el ansiado trofeo. Depende de sí mismo.
Arsenal de Sarandí (Argentina) – Unión Española (Chile)
Interesante cruce entre dos equipos que quieren hacer historia. El club argentino no conoce los playoff y el equipo español ya se afirmó como uno de los animadores de la copa. El que pase a cuartos de final tendrá un envión anímico (y esperemos que futbolístico) que lo puede convertir en la sorpresa de la presente edición. El conjunto chileno ganó el grupo y está dispuesto a llegar aún más lejos.
Atlético Nacional (Colombia) – Atletico Mineiro
Tal vez se trate de la llave más importante, con el actual campeón y el mejor equipo del fútbol colombiano, que además viene de ganarle (y eliminarlo) a Newell’s Old Boys en Rosario. Este enfrentamiento bien podría haberse dado en una hipotética final, así que estamos ante la chance de disfrutar de dos grandes partidos. Vale detallar que el Mineiro está invicto y cuenta con uno de los mejores jugadores del mundo: el inolvidable Ronaldinho.
The Strongest (Bolivia) – Defensor Sporting (Uruguay)

Foto: EFE

Foto: EFE


El siempre presente conjunto charrúa posee un interesante plantel con vasta experiencia y esta vez sí pasó de ronda y tendrá la difícil tarea de verse las caras con un equipo boliviano que clasificó por primera vez, tiene todo por conseguir y quiere acentuar esta marca histórica. Un detalle no menor es que la altura puede, y seguramente, influya en el juego en el partido de ida.
San Lorenzo de Almagro (Argentina) – Gremio (Brasil)
Con el último respiro (en realidad por la diferencia de gol de +1) el plantel criollo pasó a esta instancia y la próxima parada no será nada fácil: enfrente está un club que está acostumbrado a pelear la copa y que cuenta con un plantel interesante y que viene motivado al ganarle de visitante al Atlético Nacional de Colombia y así sellar su clasificación.
Cruzeiro (Brasil) – Cerro Porteño (Paraguay)
Este cruce muestra a dos equipos que siempre ponen su nombre en el listado de participantes de la Libertadores. Los brasileros son candidatos a llegar mucho más lejos, aunque el plantel guaraní tiene la misma misión aunque deberá mejorar la línea defensiva si pretende dejar su huella en esta copa.
Lanús (Argentina) – Santos Laguna (México)
lanusEl equipo granate tiene todo para ser el candidato número uno a sacar pasajes al Mundial de Clubes: un plantel que combina experiencia y juventud, muy buen juego, explosión ofensiva y un entrenador ganador que quiere llevarse la victoria juegue en la cancha que juegue. Enfrente va a estar parado un rival a tener en cuenta pero que viene de ser goleado en Argentina (¿vale como excusa el ya saberse clasificado?).
León (México) – Bolívar (Bolivia)
Ojo con el conjunto mexicano, que tiene en la delantera a Matías Britos y Mauro Boselli y acaba de ganar en Brasil para cerrar su pase a octavos.
Ambos clubes ya se conocen, compartieron grupo y Bolívar se quedó con un empate (1-1) y una victoria (1-0 de visitante). En principio no estamos ante dos serios candidatos a pelear la copa hasta el final, pero nada está dicho y, como muchas veces se dice, ahora empieza lo bueno, los gigantes se despiertan y los chicos quieren convertirse en sorpresa.
¡Que gane el mejor!