Diversas provincias y ciudades de nuestro país siguen flexibilizando sus cuarentenas, ya que no tienen casos nuevos de COVID-19. Una de las actividades permitidas en estas localidades es salir a correr.

Algunas de las que adoptaron esta actividad son Jujuy, Salta, San Luis, Mendoza, Catamarca, Corrientes, Chubut, Tierra del Fuego y varias ciudades de la provincia de Buenos Aires como, por ejemplo, Tandil. Todo runner que vuelva a sus entrenamientos o aquellas personas que desean iniciarse en la disciplina deberán cumplir con las medidas de seguridad.

Las más importantes y las cuales deben cumplirse todas por igual son el uso de tapabocas o barbijos, no correr más de dos personas juntas, respetar la distancia lateral de 2 metros anterior y 10 metros posterior entre cada corredor e higienizarse las manos con agua y jabón o alcohol en gel.

El uso de tapabocas se debe, en mayor medida, a que hay personas que no manifiestan sus síntomas o aún no lo hicieron, y pueden transmitir el virus. Debemos ser responsables, cuidarnos entre todos y usar algo que nos proteja la nariz y boca, ya que no sabemos quién puede tener coronavirus. A esto no debemos olvidarnos el distanciamiento social.

Peligros que podría traer correr con barbijos o tapabocas

Volver a correr, y en este ocasión con el uso de tapabocas, exigirá un proceso de adaptación, ya que puede afectar al ritmo respiratorio mientras se realiza esta actividad. Siempre debemos escuchar al cuerpo pero en estos momentos debemos hacerlo aún más y querer correr al ritmo que se tenía antes que se decrete la cuarentena sería un error. El ritmo de carrera debe ir en crecimiento a medida que nos adaptemos mejor al uso de tapabocas y a la respiración con el mismo. Si notás que te falta el aire, bajá la velocidad.

El doctor Ramírez Haua, especialista en Medicina del Deporte, director de Haua Sports Medicine y miembro de Top Doctors, asegura que es conveniente reemplazar los tapabocas o barbijos tan pronto estén húmedos, ya que aumenta el riesgo de la capacidad de filtración y pueden desarrollarse otros microorganismos que pueden afectar a la salud. Sumado a esto, debemos agregarle que podemos contagiarnos fácilmente si no manipulamos la mascarilla de manera correcta.

No es recomendable realizar entrenamientos que demanden el uso prolongado del tapabocas, ya que los mismos no permiten la entrada correcta de oxígeno y el intercambio de gases que respiramos con el exterior. A esto debemos sumar que podemos tener mareos, sensación de confusión, dolor de cabeza y malestar general si no somos conscientes al momento de taparnos la boca y nariz. El doctor Ramírez también nos cuenta que la barrera que produce el barbijo puede afectar al cambio de la humedad del organismo, la cual estará expuesta a más enfermedades. La falta de oxígeno envejece a las células a corto y largo plazo. Respirar bien es fundamental.

Qué mascarillas usar

Todos los expertos coinciden en que los mejores barbijos son los N95 o FFP2, ya que aumentan el filtrado, pero no son recomendables porque producirían un desabastecimiento para las personas del sistema de salud que son quienes tienen que combatir el coronavirus y están más expuestas a este. Otra alternativa, y que funciona muy bien, son los barbijos o tapabocas de fabricación casera.