Desde diciembre, y hasta el mes de marzo, gran parte de la población decide salir de vacaciones, y muchos de estos optan por hacerlo en su propio vehículo. Lógicamente, al confluir una cantidad considerable de autos, camiones, motos y otras especies, los accidentes suelen incrementarse durante este periodo. Pero no solamente la gente se va de viaje durante su licencia vacacional, sino que cada vez más, en Argentina se aprovechan los fines de semana largos para hacerse «una escapadita».
Para afirmar esto tomemos las estadísticas del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), que relevó datos entre 4.000 vehículos y determinó que la mayor cantidad de accidentes se producen los sábados (20%), seguida de los domingos (16%) y los viernes (14%).
Por estos motivos, recomiendo que al identificar una situación de riesgo en la ruta es importante que pongas en práctica lo que se denominan técnicas de “manejo defensivo” para evitar accidentes que pudieran producirse por errores humanos.
Constantemente, las rutas del país se ven afectadas por sucesos desafortunados producidos, en su mayoría, por imprudencia o fallas del conductor. En reiteradas ocasiones se logran identificar previamente a los posibles infractores pero no se tiene conocimiento acerca de cómo se debe proceder en estos casos. Por eso, si el conductor de un vehículo supera el límite de velocidad permitido, realiza sobrepasos, no respeta la distancia entre los automóviles, conduce haciendo movimientos zigzagueantes, pisa o traspasa constantemente la línea divisoria o invade el carril contrario, estamos ante un infractor y potencial causal de siniestro.
Ante cualquiera de estos casos, es recomendable realizar las siguientes maniobras de “manejo defensivo”:
1- Distancia de seguimiento: aminorá suavemente la velocidad hasta disponer de un amplio campo visual y una distancia prudencial entre los automóviles.
2- Espacio de seguimiento: no debés estar rodeado de otros autos, ya que sirve como vía de escape en caso de una situación sorpresiva.
3- Prudencia: desacelerá paulatinamente hasta duplicar la distancia de seguimiento del vehículo en cuestión. Colocá las balizas y, de ser necesario, frená en la banquina (hacelo de manera suave y con la antelación debida).
4- Avisá de manera urgente: notificá a las autoridades a través de los teléfonos de emergencia, como el 911.
Finalmente, si al transitar por la ruta lográs identificar a un conductor imprudente, lo aconsejable es no involucrarse. Por eso, una vez que notifiques a las autoridades, dejá que estas manejen la situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.