A partir del jueves, Ecuador se encuentra en Estado de Excepción debido a las protestas contra la quita de subsidios al combustible y otras medidas de ajuste laboral. El Estado de Excepción se extiende por 60 días (con la posibilidad de prórroga por otros 30) y le permite al Gobierno restringir el movimiento de personas, emplear las Fuerzas Armadas y hasta censurar a los medios.

La medida tomada por el presidente Lenín Moreno se encuadra como respuesta a las manifestaciones organizadas por transportistas, “con el fin de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos”, afirmó el mandatario.

Asimismo, declaró que “los derechos se exigen sin perjudicar a los que verdaderamente son fundamentales para el progreso del país, la generación de trabajo, la educación, la libre movilidad, la seguridad de las personas”.

Vale mencionar que las protestas comenzaron el martes ante la decisión gubernamental de finalizar el subsidio y promulgar leyes laborales y tributarias para reducir el déficit fiscal que atraviesa el país, y que se relacionan con los requisitos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras entidades financieras que van de la mano con el préstamo otorgado en marzo de este año por 10.200 millones de dólares. Al respecto de este empréstito, recordemos el vínculo con la extradición de Julian Assange, quien tenía asilo político en la embajada ecuatoriana en Londres y fue retirada tras su denuncia de corrupción al presidente, Lenín Moreno.

“No existe posibilidad de cambiar”

Estas fueron las palabras del mandatario, que afirmó que no hay posibilidad alguna de rectificar la decisión, mientras las manifestaciones se multiplican en ciudades como Guayaquil y Quito, entre otras, y se confirmó la cancelación de vuelos en los principales aeropuertos del país.

“Estamos en una acción indefinida hasta que el Gobierno revoque el decreto sobre subsidios. Estamos paralizando a la nación”, aseguró el líder transportista Abel Gómez, que encabeza los bloqueos de rutas y calles para hacer notar ante la sociedad el reclamo.

Por su parte, Moreno redobló la apuesta y viajó a Guayaquil “para evitar que quienes saquearon al país lo sigan haciendo desde otras instancias”. Asimismo, recalcó que “los focos de violencia se han controlado casi totalmente”, que incluye la detención de 195 manifestantes. Al respecto, la ministra María Paula Romo comunicó que 150 de estos fueron “asociados al robo y vandalismo”. “En este tipo de actos no está en discusión el subsidio (a los combustibles) o la reforma laboral”, expresó Romo.

Apoyo popular

Además de la rama del transporte, las marchas y protestas cuentan con el respaldo de organizaciones sociales, indígenas y estudiantes universitarios que se oponen contra la batería de medidas, denominada “paquetazo”.

Precisamente, los aumentos en el valor del combustible diesel y gasolina “extra” pasaron de costar 1,03 y 1,85 a 2,27 y 2,30 dólares por galón (3,78 litros), respectivamente, y desde el jueves los precios van a ser fijados en función de los valores internacionales.

Pero el incremento en las naftas no es lo único que despertó el malestar en la población, ya que también habrá un ajuste a la mitad en los días de vacaciones para las personas que trabajan en el sector público y la renovación de los contratos ocasionales tendrá un recorte del 20%.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.