Argentina perdió claramente frente a Inglaterra por 39 a 10 en su tercera presentación en la copa del mundo de rugby. Los Pumas tuvieron una actuación para el olvido en la noche de Tokio y están con un pie y medio afuera del Mundial.

El encuentro arrancó con el equipo nacional intentando ser protagonista y del pie de Benjamín Urdapilleta llegó la primera situación para Los Pumas: gran habilitación para Matías Moroni quien, tras un auto pase, no pudo apoyar pero ganó un scrum a metros del ingoal inglés. Los Pumas buscaron el try pero no pudieron con la defensa rival y el arbitro sancionó penal, que Urdapilleta convirtió y puso a Argentina arriba en el marcador.

En esos minutos, el seleccionado jugó ordenado y trató de no complicarse, pero Inglaterra hace fácil lo difícil, la defensa es implacable, juega muy bien y lastima cuando ataca. Cerca de los 10 minutos llegó el primer try de la mano de Jonny May. El partido quedó 5 a 3 y, de a poco, los isleños hicieron pesar su calidad.

Inglaterra sofocó todo intento de Los Pumas, que solo mantuvo el orden poco más de 15 minutos. A los 17′ llegó el quiebre definitivo del encuentro: Tomás Lavanini fue bien expulsado por un tackle alto sobre Owen Farrell y el equipo se desmoronó. La irresponsabilidad del hombre surgido en Hindú condicionó seriamente las aspiraciones argentinas de seguir en partido. En la previa y en la cancha se vio que era difícil con 15… con 14 fue imposible.

Aunque Los Pumas bancaron a puro tackle la superioridad inglesa durante casi 20 minutos, “La Rosa” quedó a metros del ingoal nacional y, tras varios intentos por sumar su segunda conquista, apareció Elliot Daly para estirar la ventaja por 10 a 3.

Todo inglés

Cuando atacó provocó mucho daño, los puntos de contacto fueron suyos y sus ballcarries consiguieron muchos metros en cada traslado. Argentina defendió hasta donde pudo cada ataque rival y prueba de ello son los últimos dos minutos del primer tiempo, donde el seleccionado frustró situaciones claras a centímetros del ingoal, pero finalmente Ben Youngs apoyó y terminó con todo tipo de ilusión nacional, con un 15-3 adverso.

El complemento fue más de lo que se vio en el inicio, Inglaterra sacó a relucir su buen juego, su potencia física, la habilidad de sus aperturas y la destreza de sus wings, es decir, mostró todo el repertorio que lo convierte en uno de los grandes candidatos a quedarse con el certamen.

No pasaron ni 5 minutos e Inglaterra estiró la ventaja con un try de George Ford y la posterior conversión de Owen Farrell y puso el partido 22 a 3. Farrell calibró su puntería (erró todas las conversiones y penales en el primer tiempo) y sumó tres puntos más por un penal: 25 a 3.

¿Los Pumas? Nada de nada. Solo el amor propio de los jugadores, pero en lo que se refiere a juego fue muy pobre, como a lo largo de estas tres fechas. Un equipo sin ideas, sin sorpresa en ataque y sin rumbo que volvió a quedar demostrado en este partido.

Cerca de la media hora del complemento apareció un “espejismo” de Los Pumas tras un line que ganó Matías Alemanno y una posterior combinación de pases entre Tomás Lezana, Felipe Ezcurra y Santiago Carreras, este asistió a Matías Moroni, quien apoyó en ingoal inglés. Solo eso generó el seleccionado en ataque a lo largo del partido.

En los diez minutos restantes, Inglaterra volvió a lastimar a Los Pumas con dos tries: primero fue Jack Nowell entrando por la derecha del ataque y con tiempo cumplido, luego de un maul, fue Luke Cowan-Dickie quien apoyó, la posterior conversión de Farrell puso las cifras definitivas del encuentro, 39 a 10.

Una nueva derrota pone al seleccionado nacional con pie y medio afuera del Mundial en primera ronda luego de 16 años. Solo una victoria de Tonga con Francia y que los galos no sumen frente a Inglaterra le pueden dar una vida más al futuro nacional.

Formaciones e incidencias

Argentina: Nahuel Tetaz Chaparra, Julián Montoya y Juan Figallo; Guido Petti, Tomás Lavanini; Pablo Matera (capitán), Marcos Kremer, Javier Ortega Desio; Tomás Cubelli y Benjamín Urdapilleta; Santiago Carreras, Jerónimo De la Fuente, Matías Orlando, Matías Moroni; Emiliano Boffelli.

Suplentes: Agustín Creevy, Mayco Vivas, Santiago Medrano, Matías Alemanno, Tomás Lezana, Felipe Ezcurra, Lucas Mensa y Bautista Delguy.

Cambios: Creevy por Montoya, Vivas por Figallo, Medrano por Tetaz Chaparro, Alemanno por Ortega Desio, Lezana por Petti, Ezcurra por Cubelli, Mensa por Urdapilleta y Delguy por Orlando.

Conquistas: 3′ penal de Benjamín Urdapilleta, 70′ try de Matías Moroni y conversión de Emiliano Bofelli.

Expulsado: 17′ Tomás Lavanini.

Inglaterra: Joe Marler, Jamie George y Kyle Sinckler; Maro Itoje, George Kruis; Tom Curry, Sam Underhill, Billy Vunipola; Ben Youngs y George Ford; Jonny May, Owen Farrell (capitán), Manu Tuilagi, Anthony Watson; Elliot Dally.

Suplentes: Luke Cowan-Dickie, Mako Vunipola, Dan Cole, Courtney Lawes, Lewis Ludlam, Willi Heinz, Henry Slade y Jack Nowell.

Cambios: Ludlam por Vunipola, Heinz por Youngs, Vunipola por Sinckler, Cole por Marler, Lawes por Kruis, Nowell por Watson y Slade por Ford.

Conquistas: 8′ try de Jonny May, 35′ try de Elliot Daly y 41′ try de Ben Youngs, 44′ try de Jack Nowell (convertido por Owen Farrell), 53′ penal de Farrell, 73′ try de Jack Nowell y 80′ try Luke Cowan-Dickie (ambos convertidos por Farrell).

Estadio: Nacional de Tokio. Referí: Nigel Owens. Asistentes: Angus Gardner y Andrew Brace. TMO: Marius Joncker.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.