Batirte a duelo, con lápiz en mano, frente a una hoja en blanco cuando tenés que escribir. Respirar profundo, hacer borrón y cuenta nueva cuando terminás una relación y hay que salir adelante. Planificar absolutamente de nuevo la vida cuando se agranda la familia. Empezar de cero. Salir al campo de juego luego de tanta preparación para demostrar que se puede.
Todos esos ejemplos, de alguna manera, se pueden contar como empezar de cero. Y podría enumerar muchos más en todos los ámbitos de nuestra vida. Pero no es necesario, todos sabemos bien en qué consiste empezar de cero. Lo hacemos casi todo el tiempo, cada día.
Y hoy volvemos a hacerlo. Nos estuvimos preparando mucho tiempo para este momento, para esta cuenta regresiva, para llegar a cero. Y como se puede leer, me resulta muy difícil expresarme de manera individual, porque desde el primer minuto en que conté la propuesta a todos los que formamos este grupo, nos transformamos en un equipo con un único proyecto, tiramos todos para el mismo lado, le pusimos muchas horas de trabajo y energía a esta realidad.
Empezar de cero es crear un espacio donde pueden convivir todas las voces que tengan algo para contar. Queremos escucharte. Buscamos el diálogo y la interacción, en fin, verdadera comunicación, generar un ida y vuelta constante. Empecemos todos juntos de cero. Por eso, contamos con vos y contamos con voz.