Foto: The Guardian via Getty Images
Foto: The Guardian via Getty Images
Es de conocimiento popular la teoría que dice que cada momento de la vida se corresponde con un capítulo de Los Simpsons, y este caso no escapa de la regla. En la temporada #12, Matt Groening nos muestra un nuevo episodio cargado de ironía donde Homero, el Señor X, es exiliado a una isla junto a un grupo de personas que «saben demasiado» por contar un secreto de estado: cómo se controla a la gente por medio de las vacunas para la gripe. En el otro extremo (y no tanto), el estadounidense Edward Snowden está refugiado en el otro lado del mundo por dar a conocer las estrategias de espionaje que encara la Agencia de Seguridad Nacional norteamericana (NSA).
Snowden es ingeniero, tiene 29 años y pertenecía a la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Él denunció el espionaje y vigilancia de la NSA a miles de personas, a nivel mundial, mediante la violación de la privacidad de los usuarios de telefonía, redes sociales e Internet. A su vez, desde Facebook y Microsoft declararon que brindaron información solicitada por el gobierno sobre diferentes usuarios.
Foto:  www.static.guim.co.uk
Foto: www.static.guim.co.uk
El «Señor X» de esta historia está escondido en Hong Kong, en búsqueda de resguardo. Esto se dio necesariamente así ya que, sin quedarse atrás, el gobierno de Estados Unidos ha iniciado una investigación para detenerlo.
Para algunas personalidades, como Richard Cheney (exvicepresidente), Edward se convirtió en un traidor por revelar esta inmensurable violación a los derechos civiles. Pero, en cambio, recibió un apoyo masivo en Hong Kong, donde centenares de personas se manifestaron solicitando la protección del gobierno de China al refugiado.
Foto: www.cubadebate.cu
Foto: www.cubadebate.cu
Snowden dialogó con los lectores del periódico “The Guardian” y afirmó que “la NSA ha hackeado la infraestructura civil, como universidades, hospitales y negocios privados porque es peligroso. Estos actos abiertamente agresivos y criminales están mal, sin importar el objetivo”. Por último, y con respecto al gobierno de Barack Obama, se mostró decepcionado, al afirmar que esperaba otra actitud frente a esta problemática y que, “desafortunadamente, al poco de llegar al poder (Obama), cerró la puerta a investigar las violaciones sistemáticas de la ley, profundizó y expandió varios programas abusivos y se negó a gastar capital político para poner fin a las violaciones de derechos humanos como las ocurridas en Guantánamo”.
Muy firme en su posición, Snowden declaró que “el gobierno de Estados Unidos no va a poder encubrir esto encarcelándome o asesinándome. La verdad está saliendo y no se puede parar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.