Hábitos difíciles de romper

Lindsay Lohan parecía haberse transformado en una nueva persona, alejada de los escándalos y de novia con un chico ruso que parecía bastante agradable. Pero no, todo esto que parecía tan normal y sano era solo un mito, ya que hace un par de días aparecieron unos videos bastante traumáticos de una pelea entre Lindsay y Egor Tarabasov (sip, ese es el nombre del joven ruso). Ella le tira el celular por la ventana del auto, sale corriendo y agarra el celular, él la agarra y la sacude para intentar sacarle su teléfono. Bastante violento y adolescente.
El tema es que Lindsay ya no es más una niña y todo este tiempo intentó vendernos la imagen de la pareja perfecta cuando en realidad la estaban pasando bastante mal. Ahora que la olla se destapó aparecieron más rumores de distintos conflictos entre ambos alrededor del mundo. El video en cuestión es de Mykonos, Grecia, pero los rumores hablan de Los Ángeles y Londres. No me preguntes a mí de qué vive esta señorita, porque no tengo ni idea.
Ahora que todo el mundo sabe de la violencia ejercida, Lindsay salió a hablar del tema en una revista. Ella dice que recién se da cuenta que uno no puede quedarse en una relación solo por amor, que ninguna mujer debería mantener una relación si fue golpeada, especialmente si el violento no está preparado para decir perdón (¿o sea que si pide perdón esta bien?).
Ella misma habla de los rumores de Londres y aclara que temió por su vida, que estaba durmiendo cuando Egor apareció alcoholizado y que no parecía él, que la sacudió y que fue muy agresivo y violento. Y esa ni siquiera fue la primera vez.
Su miedo por volver a ser la Lindsay que sale en las revistas por escándalos con la policía la hicieron no pedir ayuda ni nada. Así que así como si nada se fue a otro hotel y de vacaciones con amigos para olvidarse del tema. Lindsay sigue usando el anillo de compromiso que el muchacho le regaló porque todavía tiene esperanzas de que las cosas funcionen, pero tiene miedo que a pesar de que ella haga de todo por mejorar el vínculo, él no va a cambiar. Muy lindo Lindsay, si necesitás algún consejo le podés preguntar a Barbi y Fede.

Bronceado en lugares indeseables

Hacer topless en una playa está bueno. Incluso hay gente a la que le copa ir a playas nudistas. Yo siempre tuve la curiosidad hasta que lo hice. Porque hay que ser honesto, una cosa es estar tomando sol en bolas y la otra es andar haciendo actividades con las cosas colgando, no es lo mismo.
Ya levantarse de la reposera para ir al mar cuando uno está en pelotas es de lo más bizarro, sin contar la cantidad de arena que se junta en lugares en los que jamás debería haber arena. Por eso cuando aparecieron las fotos de Orlando Bloom haciendo paddle boarding completamente en bolas al lado de su novia Katy Perry, lo único en que pude pensar es en el día después.
A mí me pasó una vez, haciendo topless, es como que me olvide que mis tetas jamás habían visto el sol y no me puse el protector adecuado. Esa noche no pude dormir de lo quemada que estaba. Ahora bien, esta historia es de unos senos que no son ni la mitad de sensibles que un pene. Por lo tanto, cuando todo el mundo se volvía loco mirando las fotos sin censura del miembro de Orlando, yo en lo único que podía pensar era si se había puesto protector. Ese también es un tema si vas a estar desnudo en la playa, ¿cuándo te pones protector? Porque ni da estar masajeándote delante de todo el mundo, ¿o si y yo soy mucho más pacata de lo que parezco?
La cuestión es que aparecieron más fotos de las románticas vacaciones de Orlando y Katy. En esta ocasión él con traje de baño, pero masajeándole tranquilamente el busto a la cantante. Ideal.

Cara nueva, actitud nueva

¿Podemos dejar de hablar de la cara nueva de Reneé Zellweger?
Ese rostro ya tiene dos años y ella parece estar de lo más contenta con los retoques. Es como la cara de Meg Ryan: la mina se operó hace 10 años y seguimos hablando del tema.
Honestamente, creo que los retoques le quedan bastante bien a Reneé. Siempre me pregunté cómo hacía antes para ver porque tenía los párpados más chiquitos que vi en mi vida, parecía como con una reacción alérgica a los frutos del mar o algo así. Entonces poder verle los ojos me parece que está bueno.
Esta semana Bridget Jones habló del tema y dijo que sus operaciones no son de la incumbencia de nadie y que ella no había tomado la decisión de alterar su cara. Además, declaró que el simple hecho que todos estén haciendo mención del asunto da a entender que el mundo está obsesionado con las cirugías y que eso es tristísimo.
También habló de lo sexista que es el medio y que está cansada que las mujeres se midan por su belleza y no por sus cualidades como ser humano y un montón de cosas más sobre cuán hipócrita es Hollywood y otras cosas que ya sabíamos. Todo para desviar la atención de su nueva cara.

Deja una respuesta