Nuestros políticos no dejan de ofrecernos teorías conspirativas. “Alberto al gobierno, Cristina al poder” ya tuvo el primer capítulo… ¡antes de las elecciones presidenciales! En lo que hace a las provinciales, Cambiemos sigue con su “magnífica” performance y, en pos de enderezarse, borran con el codo lo que escribieron con la mano. Por suerte, Mauricio Macri recibió un apoyo de plomo: el de Jair Bolsonaro.

Noticias de la Gorra

Internaron a Alberto Fernández. En teoría, para hacerle análisis de rutina…pero en cinco minutos arrancaron las especulaciones que fueron desde que era el plan de Cristina para quedarse con la presidencia hasta que le había dado un paro cardíaco. Lo cierto, según el parte médico, es que tuvo un quilombo pulmonar y ya lo despacharon a la casa para que siga su vida normal. Igualmente, los argentinos estamos estamos acostumbrados a los “bobazos” en el poder.

Otros que siguen luchando por su vida… política, son los muchachos de Alternativa Federal, ya que siguen sin dar pie con bola. Ahora Sergio Massa parece que se toma el palo con Unidad Ciudadana, Miguel Ángel Pichetto y Juan Urtubey se calentaron y lo mandaron a cagar a él y a Roberto Lavagna, que pasó de ser el faro de la “avenida del medio” a ser un boludo indeciso parecido a Fernando De la Rua.

Los que parece que están un poco perdidos a la hora de armar las listas son los paladines de la moral y la ética de Cambiemos, ya que después de haber sacado hace 8 meses por decreto una ley en contra de las listas colectoras, están analizando seriamente mandar a María Eugenia Vidal como candidata en la provincia de Buenos Aires por dos listas distintas. Se ve que los números de Mauri, más que globos son anclas. Igual, con su formación católica y su carita de niña buena, nunca hubiésemos imaginado a Mariu pidiendo “colectora”.

Mientras tanto, en el Interior le siguen suturando el culo a votos al Gobierno y el finde pasado se comió otra paliza en Misiones y San Juan. Ojo que metió una elección en Corrientes, aunque no renovaba gobernador… algo es algo.

Volviendo con el precandidato a presidente, Alberto Fernández, a la salida del hospital habló entre otras cosas del debate presidencial y dijo que “no tiene sentido debatir con un mentiroso” y preguntó: “¿para qué sirvió el último debate?”. Bueh, sirvió para que Daniel Scioli quede como un boludo por ir y después quede como un boludo por hablar, o sea que al kirchnerismo no le sirvió para nada, tenés razón Alberto. Eso sí, hasta un gangoso disléxico se le anima a Macri en un debate.

Donde por fin vemos caras nuevas y renovación es en el partido de La Matanza, ya que quien se postula por el PJ es, nada menos, que el exintendente Fernando Espinoza, que viene haciendo el “uno dos” con Magario en todo sentido. Se viene una nueva inauguración del Hospital Ballestrini… por sexta vez.

Finalmente, llegó al país el presidente brasileño Jair Bolsonaro y, por primera vez, Patricia Bullrich parece una moderadora de los cuerpos de paz. En una declaración interesante, Bolsonaro dijo que “con Macri compartimos los mismos ideales”… dejá Bolso, no lo ayudes más.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.