Este viernes en el Noticero conversamos con la doctora Ana De Pablo, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología, acerca de los problemas que las altas temperaturas y la exposición al sol pueden provocar en nuestra piel. Además, la especialista comparte algunas recomendaciones para cuidar la salud este verano.

«En estos días el riesgo es más agudo, la exposición a altas temperaturas puede darnos un golpe de calor. Uno tiene que pensar que también se expone si está mucho tiempo al aire libre y, sobre todo, con este calor, si tiene posibilidad de ir a una pileta o está cerca del mar o río, se va a meter al agua y lo va a hacer en cualquier horario. Hay que tener presente que el horario en que hay que evitar la exposición directa es entre las 10:30 horas y 16 horas, y hay que tratar de tener algún tipo de sombra que nos proteja», explica De Pablo.

Asimismo, detalla que «la primera complicación es la quemadura solar aguda, es cuando nos ponemos muy rojos, y puede haber edema, hinchazón, ampollas, y luego va a quedar la piel más sensible y no va a poder exponerse por el resto del verano. Ese antecedente de quemadura solar aumenta el riesgo a lo largo del tiempo de desarrollar alguna lesión potencialmente cancerosa de piel. No solamente hay que pensar en el momento agudo sino en la exposición crónica, la piel se va dañando, toma otro color y se llena de manchas, se arruga y, además, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de piel en el tiempo. Tanto la exposición aguda como la acumulación hay que tratar de evitarlas».

Al respecto de la iniciativa para incluir al protector solar como producto de distribución gratuita, la dermatóloga manifiesta que «la información de lo que se publicó es en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y estaría destinado a estaciones de salud como los Bosques de Palermo, por ejemplo, donde se hacen actividades. También estaba pensado para chicos en colonias o durante el año en escuelas carenciadas que tienen que hacer actividad física en horarios con exposición al sol. Que el protector solar sea considerado no un cosmético sino un medicamento o esté en el rubro de cosmecéutico, me parece una buena idea. Por la situación económica del país es imposible la distribución gratuita a todo el mundo, tal vez pensar en destinar esto a escuelas carenciadas me parece razonable. También hay que tener presente que son productos químicos, no pueden estar expuestos mucho tiempo porque van perdiendo sus características, entonces, qué control se puede tener con distribución masiva. No es tan fácil, pero sí pensar en poblaciones con menos recursos».

Finalmente, Ana De Pablo recuerda que «cada vez que tenemos un bronceado estamos estimulando la actividad de protección del organismo y, en algún momento, esas células pueden fallar y empiezan a transformarse en algo maligno» y tener en cuenta que «la hidratación es fundamental y hay que poner protector unos 20 minutos antes de la exposición para que absorba, y en forma generosa, colocado en toda la superficie, y no olvidar el cuello, escote u orejas y hasta el dorso de los pies, y cada dos horas hay que volver a aplicarlo y no exponerse en la franja horaria entre casi las 11 de la mañana y las 16 horas» y «aunque esté nublado, hay que protegerse del sol».

Audio completo de la nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.