La pequeña localidad de Ferguson, perteneciente al estado de Missouri, se puso en el mapa de las noticias en Estados Unidos durante las últimas dos semanas. Allí, Michael Brown fue asesinado el 9 de agosto por un policía. Los detalles, y por cierto no menores, son que Brown era una persona «de color» y el oficial «un hombre blanco», lo que reavivó el latente racismo en sociedades como la norteamericana y provocó significativas protestas, que hasta el momento dejan un saldo de casi 130 detenidos y 2 heridos de bala en las constantes marchas (no siempre violentas pero sí cargadas de indignación) que se están realizando en los últimos días.
Sobre el caso del joven Brown, las autoridades federales abrieron una investigación en forma independiente para esclarecer el sospechoso suceso en el que el muchacho recibió 6 disparos (dos en su cabeza y cuatro en el brazo derecho), cuando no iba armado y en el que las explicaciones del caso no concuerdan entre lo expresado por los agentes policiales y los testigos civiles.
En Argentina, para ser más preciso en Córdoba, Alberto «Were» Pellico (quien tenía 19 años) puede que haya sufrido un destino semejante, cuando se dirigía a comprar algo a un almacén y fue ajusticiado por la policía. Sí, también estaba desarmado, probablemente se deba a otro «error» de las fuerzas de seguridad.