Los libros de rock vuelven a estar de moda. En el último semestre han reaparecido en las estanterías de las librerías, porque las grandes editoriales lanzaron títulos nuevos como «La Biblia del Rock: Historias de la Revista Pelo» de Juan Manuel Cibeira, «Yo no me caí del cielo» de Patricio Cermele y «Room Service» de Sergio Marchi. También decidieron volver a colocar algunos clásicos, agotados hasta entonces, como «Crónica e iluminación» de Eduardo Berti y «No digas nada, una vida de Charly García», del ya mencionado Marchi.

Sin embargo, lejos de la industria editorial mainstream está «Sobre el rock», un libro editado el año pasado y el primero que recopila los posteos del popular bloguero Il Corvino, alter ego de Martín Zariello. Los textos allí plasmados son de los escritos más lucidos que habitan el mundo del rock. Zariello hace un recorrido por las bandas que escuchan todos, pero no desde el punto de vista histórico o periodístico, sino desde el costado de oyente y fiel consumidor de esas músicas. Con ironía y viveza, el autor marplatense logra incluir, en un mismo libro, a Calle 13, Paul McCartney y Charly García, también pasando por Daniel Melero, Pez y Leo García. Sus opiniones sobre el mundo del rock renuevan las ya escuchadas y dichas por autores que, a esta altura del partido, son jóvenes de ayer.

En sus textos se pude ver que existe una manera de apreciar la música, que no se limita solo a cuestiones técnicas o de estilos, sino que se la puede (y, en un punto, debe) apreciar tomándola como parte de un contexto sociopolítico específico. Es por eso que en «Sobre el rock» hay espacio para tratar el amarillismo con el que la revista Noticias cubrió la rehabilitación de Charly García, como así también cuestionar a la industria cultural, la que genera que una entrada para ver a un ex Beatle llegara a salir 6.400 pesos.

Zariello es un fiel lector de Jorge Luis Borges. El bagaje cultural con el que cuenta el autor de «Sobre el rock» permite que el escritor ciego pueda ser incluido, junto con su amigo Adolfo Bioy Casares, en un análisis sobre Charly: en donde esté Zariello está García. La diversidad de autores y temas que se abordan en cada texto del libro convierten a la obra de Il Corvino en un libro de apuntes sobre la cultura popular argentina en su conjunto. Además de sus conocimientos musicales y literarios se debe tener en cuenta desde dónde escribe el autor: Mar del Plata. Su ubicación geográfica también corre la mirada, siempre porteña, que se tiene sobre el mundo del rock y sus actores. De esta manera construye, como señala el poeta Fabián Casas en el prólogo, “el lado B de la cultura oficial”.

A un año de su publicación debe recordarse la existencia de este libro, ya que sirve para demostrar que aún hay buenas y auténticas producciones sobre rock, y que no solo se escribe (¿para vender?) sobre, por ejemplo, las musas del rock nacional, con terribles errores como afirmar que “Me siento mucho mejor” fue compuesta por Charly García: es un cover de los Byrds.

«La aparición de estos post virtuales en un libro muestran que seguimos necesitando tocar las cosas, marcarlas, olerlas, para darle lugar definitivo en nuestra vida”, afirma Casas. A pesar de que se está transitando la era de la muerte de los blogs, Zariello sigue actualizando el suyo. Si en algún momento sus apuntes digitales sobre música dejan de existir (esperemos que el dios rock no lo permita) este libro cobrará más importancia y se convertirá en un genuino registro de una época política y cultural, de la manera de consumir al rock en Argentina durante la primera década del nuevo milenio.