Finalizó el ciclo de Cine Argentino Recuperado que inició el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) hace algunas semana atrás, el 27 de septiembre.

El programa consistía en que cada domingo se emitían, de manera online, tres películas argentinas que estuvieron a punto de perderse de no haber sido por el trabajo de algunas organizaciones privadas dedicadas a la preservación y, en muchos casos, por el propio museo.

En esta última fecha se pudo ver «El retrato» (1947) de Carlos Schlieper, «Vidalita» (1949) de Luis Saslavsky y «Danza del fuego» (1949) de Daniel Tinayre. Lo que nos dejó a modo de conclusión este ciclo es, una vez más, una reflexión acerca de que Argentina no cuenta con una cinemateca, aunque desde el año 1999 existe la Ley 25.119 sobre la creación de esta y archivo de la imagen nacional, y que en el año 2010 se publicó un decreto de reglamentación de esa ley.

De esta manera, queda de manifiesto la necesidad de un trabajo de revinculación del público joven con nuestra historia del cine pero, sobre todo, es importante que todo este trabajo se realice bajo los lineamientos precisos de un Estado presente y no que queden sujetos a la voluntad particular de organismos privados.