En Moscú, Rusia, se vivió la mañana de este martes el peor accidente de su historia en la línea de subterráneos cuando una unidad frenó repentinamente y provocó el descarrilamiento de tres vagones, lo que dejó un triste saldo de 20 pasajeros fallecidos y un centenar de heridos.
Según el portavoz de la fiscalía local, Vladimir Markin, «el motivo del accidente fue, según las primeras informaciones, una falsa alarma provocada por un corte de luz». Y, aunque inmediatamente autoridades y servicios de emergencia se hicieron presentes en el lugar, los trabajos de rescate se prolongaron durante horas.
Vale detallar que el hecho se produjo entre las estaciones Slavianski Bulvar y Park Pobedy, en la zona oeste de la capital Moscú, donde acudieron más de 20 ambulancias y 8 helicópteros para asistir a los heridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.