«La Experiencia Judía de Basavilbaso a Nueva Ámsterdam» es la crónica documental de un viaje que se inicia en un pueblo de Entre Ríos, de donde es oriundo Miguel Kohan, su director. A raíz de los recuerdos de su niñez, Kohan inicia la búsqueda de la herencia judía en América y el Caribe, pasando por lugares como Suriname, Brasil, Jamaica y New York.

Además de ser la historia personal del autor y de los testimoniantes, es la de las comunidades judías en diáspora y su lucha por la preservación de sus valores e identidad.

Los judíos sefardíes o sefaradíes fueron expulsados primero de España y después de Portugal durante la época de la Inquisición en 1492. El documental es la historia no contada de la expulsión judía en la época de la colonia. La historia más conocida por todos es la misma que la de la familia de Kohan, que llegó al pueblo de Entre Ríos tras la invasión de Rumania por la Rusia zarista, varios siglos después.

Algo llamativo es que el autor no hace un recorrido previo de las locaciones sino que va a esos lugares sin saber lo que va a encontrar, y esto le brinda espontaneidad al relato, algo así como un efecto sorpresa. Durante sus viajes, recorre sinagogas y cementerios abandonados, las lápidas tapadas por las hojas y los pastos crecidos, que indican el paso del tiempo. Así, a partir del trabajo antropológico, reconstruye la historia de las primeras familias judías que se instalaron en América.

Las conversaciones con el historiador Mordechai Arbell fueron el puntapié para que Miguel comenzara su búsqueda, y así decide mostrarlo en la película. Curiosamente, el encuentro con el historiador es filmado desde el ámbito del saber: atrás de Mordechai se ve una biblioteca, lugar en el que se fotografió a los grandes personajes de la historia.

El film, estrenado el pasado jueves, realiza un aporte más a la reconstrucción de la memoria judía, es una historia de redescubrimiento y de recuperación de la identidad, donde se plasma lo transmitido oralmente en un documental.