La Unión Cívica Radical ya estaba armada, la Coalición Cívica también. Pero todavía faltaba el PRO. Y con la elección de Gabriela Michetti como compañera de fórmula de Mauricio Macri, la interna de Cambiemos, la agrupación que forman los tres partidos, está lista para la contienda.
Después de anunciar por Twitter y Facebook quién sería su compañera, el Jefe de Gobierno porteño realizó un acto en la Autopista Illia, donde señaló que  «Gabriela quiere a este país, por lo cual es una enorme alegría y honor que me acompañe, después de trabajar con ella durante 10 años» en el PRO. Además, manifestó que «tenemos la enorme ilusión y esperanza de llevar este cambio que se hizo en la ciudad a todo el país, otra forma de involucrarnos, relacionarnos, escucharnos más, hacer, trabajar en equipo, rendir cuentas y para eso hemos propuesto, en un espacio más amplio que integran la Coalición Cívica y la UCR y el PRO, de llevar nuestra propuesta a todos los argentinos».
«Esta Argentina que tiene que empezar el 10 de diciembre nos tiene que ver trabajando a todos juntos, porque ese es el camino que nos va a generar el camino para hacer un proyecto para todos», sostuvo el líder del PRO. Acerca de las próximas elecciones presidenciales, consideró que «en los  próximos meses se define mucho para los argentinos, claramente vamos a discutir si vamos a seguir con esta forma de vincularnos o si queremos otro estilo de vida, de ejercer nuestros logros».
Previamente, en las redes sociales Macri había tuiteado: «El equipo del cambio. Quiero anunciar con mucha alegría y orgullo que mi compañera de fórmula será Gabriela Michetti», y por Facebook añadió: «Ella es un testimonio de los valores que nosotros queremos para la política. Venimos trabajando juntos hace más de diez años y puedo dar fe de todo lo que tiene para aportarle al país». Por su parte, Michetti se mostró «honradísima» por la decisión de Macri y explicó que «hacerlo después de las PASO (porteñas) es maravilloso, porque nos encuentra más fortalecidos y más crecidos, la gente dijo cosas de las que creo haber aprendido. Hay mucho para aprender de las derrotas, seguiré aprendiendo y me siento más fortalecida, estoy feliz de hacer esto».
Esta fórmula repite el binomio que llevó a Macri a ganar por primera vez las elecciones para el Ejecutivo porteño en 2007.

El radicalismo primero

En rigor de verdad fue la primera fórmula presidencial confirmada. El senador radical Ernesto Sanz anunció por las redes sociales, algo casi normal en estas épocas, quién lo secundaría en la UCR para participar de la interna de Cambiemos. El elegido es el economista Lucas Llach. «Tengo la satisfacción de anunciar que he propuesto a Lucas Llach para que me acompañe en la fórmula electoral del radicalismo como candidato a la Vicepresidencia de la Nación y él lo ha aceptado», anunció Sanz.
Llach, quien es un activo usuario de Twitter, respondió por la misma vía: «Es un honor y una alegría acompañarte en tu camino a la Presidencia», escribió el economista. También señaló que su tarea durante la campaña será «discutir temas sobre el futuro de Argentina» y no evaluar «quién sube o quién baja en las encuestas». Además, Sanz remarcó que Llach ya participaba de la campaña como coordinador de los equipos técnicos encargados de las propuestas de Gobierno de su espacio, y lo calificó como «una de las personas con mayor prestigio intelectual del país».
«Siendo joven ha sabido ganarse un respeto unánime en las actividades que ha realizado. Todos le reconocen un pensamiento sólido y original, una incansable vocación innovadora y una comprensión profunda de la realidad argentina y mundial. Defiende con firmeza ideas y valores que compartimos desde que tuve la suerte de conocerlo», afirmó el mendocino.
Llach, de 41 años, es un economista especializado en historia económica, obtuvo su doctorado en Historia en la Universidad de Harvard y su licenciatura y estudios de posgrado en economía en la Universidad Di Tella. Es hijo de Juan Llach, exministro de Educación durante la presidencia de Fernando De la Rúa.
En su acto de presentación en el Comité Nacional de la calle Alsina, Lucas Llach precisó que «tenemos propuestas concretas que vamos a ir mostrando a lo largo de esta campaña. Vamos a mostrar un plan para gobernar la Argentina», dijo y mencionó entre las iniciativas «cómo hacer para realmente incluir a la gente que está fuera del mercado formal de trabajo». Asimismo, Llach expresó que «los planes sociales son un remedio» y «está bien que existan, dados los niveles de desigualdad y exclusión en el mercado laboral», pero «la clave es curarse, y eso sería que todos los argentinos tengan un empleo formal».

Carrió con un dirigente social

La tercera parte de Cambiemos es la Coalición Cívica. Y acá irá nuevamente a la cabeza la diputada Elisa Carrió. Durante una recorrida por La Matanza, Carrió anunció que el dirigente social y exdiputado nacional Héctor «Toty» Flores sería su candidato a vicepresidente. En un acto posterior se hizo el lanzamiento formal de la «Fórmula de la Dignidad» que competirá en las internas contra Sanz y Macri.
Carrió señaló que junto con el dirigente social conforman un «matrimonio espiritual que hemos consagrado hace muchos años» y lo calificó como «un hombre brillante al que le costó entrar a la política» y pidió que la acompañen «si la Argentina realmente quiere justicia y que todos seamos iguales, más allá de las diferencias». Además, Carrió agregó: «Antes se votaba al patrón de estancia, hoy se vota al puntero del PJ que es el que maneja la droga y el dueño del barrio».
«No se es progresista con el discurso, sino con los actos. Él y yo vamos a ser garantes de que los pobres sean de clase media en Argentina. Ese es el sueño. Nosotros no queremos más. No queremos ser ricos, solo vivir con dignidad, con oportunidades, con justicia, con trabajo, con escuelas», afirmó Lilita
Al hacer una recorrida por la vida de «Toty» Flores, la chaqueña recordó que «fue desocupado en los ‘90, cuando los hoy kirchneristas eran menemistas; fue piquetero pero decidió construir este sueño», a lo que sumó: «Me contaron cómo este lugar estaba vacío y ellos soñaron que acá iba a haber una escuela, que iba a ser un lugar para trabajar y cooperativas. Y estamos lanzando la vicepresidencia acá». Además, elogió a su compañero de fórmula, ya que «fue diputado nacional y no aceptó un cargo de asesor y volvió a trabajar en la cooperativa» y manifestó que es «un orgullo de la Argentina del trabajo, del ímpetu y de la fe».
Por su parte, Flores señaló: «Quiero refrendar el contrato moral que nos propuso Lilita en 2007 y con el que nos tuvieron que robar los votos para que no fuéramos a balotaje». Además, convocó a «trabajar juntos para lograr la integración de todos los sectores de nuestro país de forma tal de lograr la unión nacional y mejorar la calidad de vida de todos los argentinos».
«La propuesta de país que tenemos es el de un país integrado, que reúna a los diferentes sectores. Hay una enorme cantidad de gente que quiere ese país distinto y no saben dónde encontrarlo. Esos son los excluidos morales y a ellos les proponemos que acompañen esta fórmula», sostuvo Flores.