Ser artesana, según el diccionario, es realizar trabajos manuales con diferentes instrumentos para crear un objeto. Pero ser artesana es más que eso, es una pasión y una forma de vida.

Es tener una idea y llevarla a un material noble que nos da la naturaleza con el cual poder trascender y llevar el alma a lo concreto. Así nos lo cuentan nuestras entrevistadas Daiana Duarte, creadora de accesorios, e Inés Tassano, una artista del papercut.

Daiana hace once años que comenzó con su emprendimiento de accesorios, en medio de una crisis económica y, por incentivo de sus amigas, eligió este elemento para concretar su creación. Ella vive la vida de un feriante, lo cual tiene pros y contras: puede estar en su casa con sus hijos en la semana para acompañarlos en las actividades de la vida diaria pero también tiene de negativo que no hay fines de semana o feriados, dado que son los días que participa de Manos Platenses en la ciudad de las diagonales. Daiana nos cuenta que antes de la pandemia iban en familia a compartir el día en la feria pero que ahora tiene que ser más cuidadosa. Sobre este lugar, dice que es un espacio de dispersión y la gente está siempre feliz y distendida. Su inspiración viene de hablar con las clientas y de su estilo personal, donde predomina lo romántico y boho chic. Cada una de sus piezas tiene un poco de su esencia.

Por su parte, Inés trabaja el calado como medio de expresión. La técnica es el papercut, una técnica milenaria que cala el papel a mano, con bisturí y con fuego. Sus raíces artísticas vienen desde su infancia y siempre estuvieron en su personalidad. De pequeña le gustaba recorrer museos con su padre y luego, al ser mayor, pudo hacerlo sola. Ella se define como autodidacta, siempre inventando y creando. El arte para ella es un refugio, donde no hay ni bueno ni malo sino que es un lugar libre de prejuicios. Inés rescata del papercut que es una técnica donde el calado va fluyendo y no hay posibilidad de error porque todo es creación. Al trabajar con el papel, también trata de concienciar sobre la sustentabilidad, mediante una serie llamada «Tierra Adentro», donde lleva al papel la revalorización de nuestra fauna y flora.

Sobre cómo es ser mujer y artesana, ambas coinciden en que es difícil e intenso, porque tienen que combinar los tiempos del trabajo y la maternidad o la casa y la familia. Deben ordenarse y organizarse los tiempos en función de muchas variables no solo personales sino con los prejuicios de los demás cuando se desvaloriza el trabajo de artesana, no creyéndolo tal.

A pesar de todas estas dificultades, también ambas coinciden que es difícil pero no imposible y es sanador y enriquecedor para ellas.