El Mundo Limón es el proyecto de Choki Giaquinta que comenzó en 2019, se consolidó en plena pandemia y este año se materializó con shows en vivo y el disco «Circo Fantastik Pipol».

«Son canciones e ideas que fui construyendo con el tiempo», nos cuenta Choki, rememorando que el tema más viejo tiene aproximadamente seis años. «No tenía idea de qué temas formarían parte del álbum hasta llegada la pandemia, ya que fue en ese momento cuando aprendí a usar un software de grabación que se llama Ableton y, a partir de ahí, empecé a maquetar y pude plasmar las ideas musicales de múltiples instrumentos que, desde hacía tiempo, giraban en mi cabeza».

¿Ableton fue el culpable del disco?

«Antes de aprender a usar este programa usé mucho un software para escribir partituras llamado Finale, en el que escribí algunos arreglos que sobrevivieron hasta las últimas versiones de los temas, pero la verdad que me gusta mucho más crear los arreglos tocándolos. De todas formas, hay algo del papel que da un orden perfecto en la construcción de las armonías, como que se puede crear un movimiento más homogéneo del paisaje que se escucha en los acordes. Creo que Charly García y Frank Zappa recurrían a la escritura, o tenían al menos una formación que les había hecho ver la música de esta forma, y eso se escucha en sus canciones, sobre todo en las de sus épocas más progresivas.»

Enfatizás la palabra utopía a la hora de describir la lírica de este disco.

¿Crees indispensable tener utopías a la hora de hacer música y compartirla?

«La verdad que no, es una simple característica de este disco y, si bien la música me parece un medio bellísimo y súper efectivo para el progreso intelectual y emocional de la gente y de la sociedad, creo que lleva consigo algo más simple: la característica de poder entretener o dar placer sensorial, lúdico y auditivo a quien la reciba y la cree, lo cual es súper válido y nutritivo. De todas formas, por alguna razón, a mí me inspiran más les artistas que expresan y expresaron en sus carreras y mensajes algún tipo de misión social, o que intentan despertar la conciencia de quienes les escuchan. El último artista de este tipo con el que me enganché es Gil Scott Heron. Recomiendo mucho su disco ‘Bridges’ que compusieron a dúo con el tecladista Brian Jackson. ¡Maneja menudo nivel de fonk!»

Choki, además de «El Mundo Limón», va congregando diferentes proyectos desde su llegada a Buenos Aires directamente desde su Olavarría natal. También participó como sesionista o acompañante de diferentes artistas hace ya más de diez años. «El camino de la música me ha topado en su mayoría con gente súper talentosa, inteligente y generosa que me enseñó y ayudó un montón en el corto camino que recorrí», reconoce al instante. «Tener un proyecto musical a veces puede ser un poco desolador por la naturaleza plurifórmica, abstracta y cambiante que tiene el camino mismo, pero la música, que es mi principal diosa y maestra, me ha proveído de amistades hermosas que naturalmente transitan un recorrido parecido. Nos apoyamos, ayudamos y contenemos constantemente. Estas experiencias no solo me nutrieron sino que fueron un sostén y compañía gigante en mi vida, mis proyectos y mis sueños. No podría medir con nada lo agradecido que estoy por les amigues y experiencias que me dio y me da la música».

¿Sos de volver a Olavarría para tocar?

«Hace como dos años que no toco en Olavarría, tengo unas ganas. No sabría bien decir cómo está la movida desde adentro, pero sé de facto que es una ciudad llena de músiques super talentoses y, por lo que veo y hablo con varies amigues, noté que creció, por lo menos de parte de les artistas, notablemente el nivel de compromiso de las propuestas que van apareciendo. Veo más gente tocando música popular en el Teatro Municipal, lo cual me pone muy contento. La última vez que fui vi al trío de mi amigo el Piwi que tocó con mi hermano del alma Lisandro Elzegbe en ‘bata’ y Maxi Casas en bajo, y la verdad que me encantó, hay un nivel altísimo por allá y me da mucha intriga escuchar en qué andan les guachites nueves todes re manijas de YouTube que van apareciendo.»

El 12 de octubre, El Mundo Limón presenta «Circo Fantastik Pipol» en La Tangente de Palermo, con un show que tiene diversas aristas y hace viajar por diferentes estados musicales y emocionales. «No quisiera develar ningún secreto específico al respecto, ni anticiparme a nada, solo puedo decir que espero con ansias y entusiasmo ese día, que estoy dedicando una gran parte de mi tiempo y energía a esa noche», confiesa Choki, pero alguna data nos tira: «Extendí la banda, se sumaron tres coristas al formato original, estuvimos armando reversiones y estoy muy contento con el nivel musical que alcanzó el grupo, siento que cada integrante supo apropiarse de esta música y que la lleva en el corazón, y la toca y canta con el corazón. Eso, con las imperfecciones incluidas, se escucha. Así que a quien esté leyendo esto, le prometo que será una noche cargada de energía con todas las fluctuaciones de su forma».

Deja una respuesta