Este viernes en el Noticero dialogamos con Santiago Menconi, delegado de la Línea 60 de colectivos e integrante de la agrupación Basta de Asesinatos Laborales (BAL), organismo que reclama por la intervención del Estado contra las constantes muertes de trabajadoras y trabajadores en nuestro país y, por quinto año consecutivo, sostienen la iniciativa para que el día 9 de septiembre sea reconocido como el Día de los Asesinatos Laborales.

Al respecto de este tema, las estadísticas indican que en un año calendario pierde la vida 1 persona cada 7 horas, «son 1.295, se están muriendo un montón de laburantes». «Se cumplió el 5° aniversario de una triple muerte obrera, que fue la de David Ramallo en la Línea 60, Diego Soraire del INTA que le explotó un biodigestor y Richard Alcaraz que era un obrero de la construcción en Villa Crespo. Desde ese entonces, con familiares y compañeros de las víctimas armamos un frente intersindical en el cual nos propusimos empezar a cambiarle el nombre que los grandes medios tergiversaban y llamaban ‘accidentes’. Nosotros entendemos que detrás de estas muertes hay una complicidad por parte de las empresas, del Estado y las direcciones sindicales. Por eso decidimos dejar de llamarlos accidentes y empezar a llamar, como entendemos que son, asesinatos», detalla Menconi sobre los inicios de BAL.

«Vimos un factor común: la complicidad entre las empresas y la Justicia. Lo que sucede cada vez que hay un asesinato laboral en una empresa es que culpan al trabajador por el hecho y aíslan a los compañeros que fueron los testigos presenciales. Cuando las causas se elevan a juicio, por lo general, quedan en la nada y los que nosotros entendemos son los responsables materiales quedan absueltos», afirma el delegado.

Además, Menconi expresa que «empezamos a darnos a la tarea de visibilizar todo esto». «Desde hace varios años, además de los talleres armamos un anuario en donde hacemos un relevamiento propio porque la cifra de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) es insuficiente. En esa búsqueda que hacemos, nos pusimos en contacto con familiares y trabajadores de distintos puntos del país. Un caso emblemático es el de los pesqueros de Mar del Plata, que tienen un ‘tonel’ de muertes obreras y que directamente son desaparecidos porque el Estado ni siquiera se gasta en recuperar esos barcos para recuperar también los cuerpos».

Audio completo de la nota