Con unanimidad de votos, este jueves el Senado convirtió en ley el proyecto para promover la donación voluntaria de plasma sanguíneo de personas recuperadas de COVID-19. Además, se sancionó la normativa para la prescripción de recetas electrónicas.

Esta iniciativa conjunta de Máximo Kirchner y Cristian Ritondo, diputados nacionales del Frente de Todos y PRO, respectivamente, le brinda una licencia especial de dos días a las personas con «ciudadanía solidaria destacada de la República Argentina» para donar plasma para el posterior tratamiento contra el coronavirus. Además, garantiza el correspondiente traslado si la o el donante no contara con los medios necesarios.

Asimismo, se creó el Registro Nacional de Pacientes Recuperados de COVID-19 Donantes de Plasma y su posterior resguardo de información según la Ley 25.326 de Protección de Datos Personales.

Otro de los puntos aprobados establece que el personal de salud encargado de la recopilación y tratamiento de plasma para combatir la afección deberá contar con la debida capacitación y se estimulará el desarrollo de investigación en el área.

Recetas electrónicas

Otra de las disposiciones que el Senado en forma unánime aprobó, es la autorización de prescripción digital médica, odontológica y de otros profesionales sanitarios en el ámbito público y privado en todo el territorio nacional en cualquier farmacia o establecimiento habilitado.

Al respecto de la información personal tratada, se deberá «garantizar la custodia de las bases de datos de asistencia profesional virtual (historias clínicas digitales), prescripción, dispensación y archivo» y «establecer los criterios de autorización y control de acceso a dichas bases de datos y garantizar el normal funcionamiento y estricto cumplimiento de las normativas vigentes en el área».