Las personas aisladas a causa del coronavirus en la provincia de Buenos Aires recibirán un subsidio económico para contrarrestar la situación social y económica. Publicado este jueves en el Boletín Oficial bonaerense y anunciado el miércoles en Tecnópolis por el gobernador Axel Kicillof, el programa va a otorgar 500 pesos diarios para quienes den positivo de COVID-19 con síntomas leves y decidan pasar la etapa en alguno de los centros montados en este territorio.

Precisamente, sobre la iniciativa que tiene el objetivo de evitar que exista circulación de quienes contraen la enfermedad, el mandatario afirmó que «si alguien contrae el coronavirus, contagia, y es fundamental y crucial que aquel que es positivo se aísle». Por este motivo, se lanzó el Programa «Acompañar» de Albergues para la Atención y Recuperación de Pacientes COVID-19 Leves. Un nombre un poco extenso para alcanzar una meta tan simple como necesaria.

Asimismo, bajo el Decreto 615/2020, se busca «acompañar a las personas contagiadas que tienen que aislarse en algún lugar que no sea en su casa, a los que se les dará un subsidio por desarraigo y solidaridad». «Algunos pueden hacerlo en sus hogares pero hay otros que se les vuelve imposible, y es ahí donde aparece de nuevo el Estado nacional, provincial y municipal que construyeron albergues para eso», manifestó Kicillof, quien expresó que se trata de «una política sanitaria».

Con la idea de impulsar un «aislamiento responsable», se intenta «fomentar la prevención de la propagación del virus SARS-CoV-2, mediante el aislamiento responsable de los enfermos leves confirmados de COVID-19, o casos sospechosos, hasta su resultado negativo, en centros de atención provincial o municipal, a través de la asistencia sanitaria, social y económica directa a las personas aisladas», detalla el documento.

Al tratarse de la provincia con mayor cantidad de casos positivos y decesos, y por ser «la que presenta mayor densidad demográfica del país, deviene necesaria la adopción de medidas de aislamiento en centros de atención no hospitalaria, que permitan evitar la propagación del virus», por eso «se acredita que las zonas densamente pobladas, ante la aparición de nuevos casos, exhiben un muy alto riesgo de transmisión masiva y dificultad para su control».