El último jueves 24 de noviembre comenzó un incendio voraz sobre algunas localidades de Israel y, si bien el fuego comenzó de manera dudosa, algunos medios confirman que se habría provocado intencionalmente. En un principio se inició en algunas localidades dispersas y luego se extendió a gran parte del país, por lo que este hecho podría ser algo más que algo aislado.
Estos incendios provocaron en las últimas horas la quemadura de casas y bosques en las cercanías de la ciudad de Haifa. Es por esto que el Estado hebreo ha dictaminado el estado de emergencia nacional por los incendios que desarrollaron en la nación y la cifra de evacuados en dicha ciudad supera las 50.000 personas.

«Fueron los palestinos»

Según las autoridades israelíes, la mitad de los incendios han sido intencionales, aunque las declaraciones fueron mas allá y se culparon a los palestinos por estos hechos brutales y afirmaron que ellos han estado participando de estos actos de terror, tal como los acusan los israelíes.
La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha ofrecido ayuda a Israel y envió camiones cisterna para combatir el fuego. De esta manera, se dejan de lado los enfrentamientos para poder solucionar este inconveniente. «Este fuego nos afecta a todos, no solo a los israelíes, quema nuestras casa también», comentaban vecinos palestinos.
Por su parte, las autoridades israelíes advirtieron a todos aquellos que provoquen el fuego que serán condenados de manera severa. Vale mencionar que la policía, el ejército y los bomberos, así como también Rusia, Turquía y Estados Unidos, han enviado ayuda a través de aviones hidrantes para combatir el accionar de las llamas.
Si analizamos en detalle las consecuencias del fuego, 4 de los focos principales fueron intencionales y se cree que provienen de personas de origen palestino, algunas han sido detenidas y los videos complicarían su situación. Además, 13 barrios han sido evacuados en Haifa y en alrededores de Jerusalén.
Como antecedente podemos citar en 2010 un incendio similar con 42 muertos y más de 20 mil evacuados, por eso las autoridades están alarmadas y preocupadas para que no se vuelvan a repetir aquellos acontecimientos. También se cree que el clima seco y los vientos han jugado en contra a la hora de combatir estos incendios y que podría tardar algunos días más apagar cada foco.