En solo dos meses, el bitcoin cayó a la mitad de su valor. La criptomoneda había alcanzado un récord de 64.870 dólares en el mes de abril, y este martes tocó su piso anual de 29.624 dólares, es decir, menos del 50% en comparativa con la cifra antes mencionada.

Las causas para la estrepitosa baja en la cotización, que marca una contracción de 26% semanal, pueden darse por dos motivos: uno es que el gobierno de los Estados Unidos anunció las intenciones de regular el blockchain, y el otro es que del otro lado del mundo, en China, se comunicó la prohibición a las entidades financieras y bancarias de comerciar con criptomonedas. Además, advirtió a compañías eléctricas en Sichuan que dejen de proveer el servicio a mineros a causa del alto consumo que requiere. Cabe recordar que Tesla, la compañía automotriz fundada por Elon Musk (uno de los principales impulsores de este sistema económico virtual), rechazó la posibilidad de comprar automóviles con este medio de pago, lo que significó uno de los puntapiés para la caída continua en las últimas semanas.

A esta «puñalada» se suma que en Irán se realizó la mayor incautación de computadoras en una bitfarm ilegal, con la acusación de provocar apagones eléctricos en la región. Las aproximadamente 7.000 máquinas datan así la más grande requisa hasta el momento.

Por otra parte, la Universidad de Cambridge publicó el Índice de Consumo de Electricidad de Bitcoin (CBECI) que da cuenta de los requerimientos de energía para minar, entre otras actividades relacionadas. «Las preocupaciones por las medidas de ajuste del gobierno chino y el miedo a que la aceptación del bitcoin y de otras criptomonedas llegue con retraso por su impacto en el medio ambiente lastran al mercado», expresó el analista Fawad Razaqzada.