Frente a la cuarentena dispuesta por la pandemia del COVID-19, el rubro de la música se encuentra sumamente golpeado como la mayoría de las actividades culturales. Al respecto, el Ministerio de Cultura difundió las medidas que el Instituto Nacional de la Música (INAMU) diseñó como formas de contención para el sector.

Diego Boris, presidente del instituto, señala que «desde el INAMU buscamos diferentes posibilidades para no dejar solo al artista en este momento tan difícil. Por un lado para contener desde lo alimentario a muchos compañeros/as de actividad y, por otro, buscar alternativas para visibilizar la gran cantidad de producciones que realizan los músicos/as de todo el país”.

Entre las medidas, se realizó una encuesta en el Registro de Músicos de 60.000 grupos y solistas de todo el país con el objetivo de obtener datos para una Convocatoria Solidaria de Fomento, a la cual respondieron casi 7.000 músicos y músicas. Se trata de una convocatoria de fomento dividida en dos etapas: asistir con $10.000 a los monotributistas de categoría C y D que quedaron fuera del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y, una vez que otorgado, se realizará una segunda convocatoria que pueda contener a músicos y músicas que quedaron afuera.

A esto se suma una articulación con la TV Pública por la que se comenzaron a emitir dos programas por semana, los sábados y domingos a las 20 horas, bajo el nombre de «Unísono», donde se pueden ver grupos y solistas de cuatro provincias argentinas, además de una campaña para que los medios de comunicación difundan más música argentina en sus programaciones.

La incógnita pos pandemia

Cada sector se replantea y analiza cómo seguir generando actividad en función a las nuevas normas de cuidado. «Va a tardar mucho en recuperarse la actividad tal cual la conocemos, ir a ver recitales en vivo y multitudinarios. Por un lado, por la prevención lógica que se va a tener hasta que termine de pasar esta pandemia y, por otro, por el efecto psicológico que nos va a quedar a todos», indica Diego Boris. Con la idea de ganar nuevos espacios, los músicos y músicas van a tener que buscar la multiplicidad de formatos e incluir los sistemas de streaming y on demand.