RinoceronteUna experiencia inolvidable y recomendable es realizar un safari en África y recorrer paisajes únicos y apreciar especies animales de una belleza admirable. Esa y otras actividades, entre las tantas que se pueden llevar a cabo en el continente, dejan huellas y cambian a una persona para siempre. Lo malo de esto es cuando, como pasa hoy, uno incorpora contextos negativos, como lo es saber que pude haber sido una de las últimas personas en disfrutar de la presencia del rinoceronte negro, declarado oficialmente extinto por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).
Este organismo medioambiental es el más antiguo e importante del planeta y fue fundado en Fontainebleu (Francia) en octubre de 1948. Actualmente tiene su sede en Gland, Suiza, y se compone de 1.200 miembros, 11.000 expertos voluntarios y está constituido a través de seis comisiones.
La mala noticia de la desaparición del rinoceronte negro es la consecuencia de la caza furtiva para comercializar sus cuernos (se utilizan para dagas ceremoniales en algunas regiones de Medio Oriente), además de la caza deportiva y el uso medicinal de su protuberancia en países como China, Taiwán, Hong Kong y Singapur, por ejemplo.
RINOCERONTECon respecto a la matanza de estos animales, la entidad responsable de velar por el cuidado de los parques nacionales de Sudáfrica (SANPARKS) contó con la participación de la población para detectar reiterados casos de tráfico de rinocerontes y otras especies que, en algunos casos, fueron llevados adelante por empleados de estas reservas como, por ejemplo, del Parque Kruger. “Es muy triste descubrir que las manos de las mafias del tráfico de cuernos de rinocerontes han llegado a manchar a aquellos a los que hemos encomendado la tarea de vigilar nuestro patrimonio natural”, afirmó David Mabunda, director ejecutivo de SANPARKS.
Existían dos tipos de rinocerontes: el negro, ya extinto, tenía una altura promedio de un metro y medio y rondaba los 3,5 metros de largo, con un peso que oscilaba los 800 a 1.400 kilos. Por otro lado, el rinoceronte blanco (que se encuentra en peligro de extinción) es un tanto más grande y, aunque ambos en realidad son grises, se diferenciaban por su alimentación, lo que resultaba en la forma de sus labios. El rinoceronte negro tenía estos en punta, debido a que comía frutos y hojas de los árboles. En cambio, el blanco pasta hierba a ras del suelo, por eso sus labios cuadrados.
rinoceronteFinalmente, hay un dato preocupante: el 25% de los mamíferos se encuentran en peligro de extinción. Y precisamente por ello, el presidente de la UICN, Simon Stuart, se alerta: «Los seres humanos somos los guardianes de la Tierra y tenemos la responsabilidad de proteger las especies que comparten nuestro medio ambiente. Tanto en el caso del rinoceronte negro occidental como del rinoceronte blanco del norte, la situación podría haber sido muy diferente de haberse aplicado las medidas de conservación sugeridas. Estas medidas deben reforzarse ahora, especialmente en lo que respecta a la gestión de los hábitats, a efectos de mejorar el rendimiento reproductivo y evitar la extinción de otros rinocerontes, como en el caso del rinoceronte de Java».
El rinoceronte negro tenía un gran sentido auditivo y olfativo, y era un animal solitario. Pero eso no fue el motivo de su desaparición, sino que la propia especie humana fue la que lo dejó solo, no lo protegió del mismísimo Hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.