Seguramente se haya tratado de uno de los peores partidos de esta Copa Mundial que ya nos tenía acostumbrados a buenos encuentros. Japón y Grecia igualaron sin goles y sin hechos para destacar en este resumen. El único beneficiado con el enfrentamiento entre helénicos y nipones fue Colombia, que aseguró su pase a octavos de final sea cual fuere su próximo resultado.
Estos dos seleccionados serán totalmente intrascendentes en Brasil si no cambian radicalmente su propuesta para la última jornada en la etapa de grupos. Durante el partido disputado en Natal apenas si se puede resaltar una jugada de peligro a los 29 minutos de Keisuke Honda a través de un tiro libre pateado con su pie izquierdo que fue al primer palo y desvió el portero griego Orestis Karnezis. Luego, a los 38′, Konstantinos Katsouranis cometió una falta y el árbitro salvadoreño Joel Aguilar decidió expulsarlo, lo que provocó que Grecia juegue más de sesenta minutos con un futbolista menos que su rival de turno.
De todas maneras, los orientales no supieron capitalizar la ventaja y el encuentro siguió parejo hasta el final aunque, entendiblemente, los europeos cedieron el control del balón y depositaron todas sus fichas en llegar al arco contrario mediante jugadas de pelota parada y contragolpes. Poco para comentar en la segunda etapa. Una constante de este mediocre encuentro por el Grupo C.
Japón insistió más con empuje que con claridad y, pese a que contó con más chances de marcar, la más clara la tuvo Grecia a los 60′ con un tiro de esquina desde la derecha que Karagounis puso en la cabeza de Theofanis Gekas que remató de cabeza hacia el rincón inferior del segundo palo de Eiji Kawashima que sacó sobre la línea cuando ya la veíamos todos adentro acariciando la red.
Y por fin llegó lo que todos los que vimos el partido esperábamos: el pitazo final. Muy pobre lo de Japón y también muy mezquino el planteo de Grecia en sus dos presentaciones. Soporífero el encuentro entre ambos. Por eso, y más que nunca, había que beber café para ver a estas dos selecciones.