Colombia celebra la nominación al Latin Grammy a Mejor Álbum Infantil. El coproducido por Juancho Valencia y Tere Taborda, bajo la dirección musical de Alejandro Bernal, fue mezclado y masterizado en el estudio de Merlín Producciones por el ingeniero Gabriel Vallejo y tiene como protagonistas a los niños del Coro del Colegio de Música de Medellín.

El reconocimiento se convierte también en un homenaje a los maestros, en especial a la familia Maya, que fue protagonista en la formación musical de la ciudad, de la cual los artistas de Merlín Producciones fueron parte en su infancia. «Viva La Fiesta» del Coro del Colegio de Música de Medellín nominado a Mejor Álbum Infantil Latino es un mensaje de esperanza en la transformación con la música, cuando la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación reveló el listado completo de los artistas postulados en la 21º edición de los Latin Grammy.

Una familia musical

«El coro pertenece al Colegio de Música de Medellín, una institución que está pronta a cumplir 50 años y ha estado formando niños en música por generaciones. Han pasado muchos niños por ella e, inclusive, ya llegan los nietos de alumnos al colegio. Para nosotros esta nominación es exaltar el legado y la historia que ha dejado el colegio a través de los años en Medellín y Colombia», dice Teresa Taborda su actual directora.

La música es una de las expresiones más reconocidas de Colombia: es un país que cuenta con más de 157 géneros musicales según Berklee College of Music, y con festivales y carnavales donde la música y cultura son visibles internacionalmente. Su riqueza natural, artística y étnica la convierten en un lugar de donde emergen talentos y ritmos musicales que trascienden fronteras. Este año, la academia pone foco en talento colombiano y reconoce la labor social como la representada por el Colegio de Música de Medellín y su coro. J Balvin con 13 nominaciones, Carlos Vives con 5 y Camilo con 5 encabezan la lista de los premios.

«El Colegio de Música de Medellín lo fundó Marta Agudelo de Maya, la mamá de Tita Maya, una persona crucial en esta familia que falleció, lamentablemente, este año. Fue la directora de Canto Alegre, que tiene una producción muy grande. También fue compositora y una mente brillante. Fundó junto a su mamá el colegio en una época en donde los conservatorios y la música era más acartonada, el estudio y la enseñanza de la música era rígida y para mayores. Ella fue pionera en la idea que los niños comenzaran desde muy pequeños con el movimiento y el juego en la música», nos cuenta Tere muy orgullosa de su familia.
«Nuestra diversidad cultural, tan fuerte, nos impulsa en la música y sus distintas manifestaciones, ese es nuestro objetivo con los niños. Que identifiquen su historia y se reconozcan en la música», dice Tere.

Sobre el material nominado, Tere Taborda nos cuenta que «este es un álbum de canciones infantiles en ritmos colombianos, están representadas casi todas las regiones de Colombia. Nuestro país es muy diverso geográfica y étnicamente, eso hace que sea muy rico culturalmente», afirma. «Es muy importante darles a conocer a los niños esta riqueza. Muchas veces ellos no saben nada de su país porque están muy influenciados con lo que el mercado les ofrece y hay que luchar para que conozcan su música. Estamos cerca geográficamente de otras regiones pero desconocemos sus tradiciones y cultura musical. Reconocer que la música de los litorales tiene mucho tambor, en los llanos predominan las cuerdas y la música de guitarra y en el altiplano el tiple, es crear un vínculo de cercanía entre culturas», asegura la directora.

Un coro mil voces

«Alrededor de 30 niños entre los 9 y 15 años integran el coro. Los niños entran, duran un tiempo y, al crecer, van saliendo de la formación pero siempre el coro se va renovando. Estamos muy contentos, los niños también lo están», dice Teresa. «La producción del material tardó poco más de dos años. Yo grabé primero dos temas y de a poco se fue dando. También tuvimos un apoyo del Ministerio de Cultura que nos otorgó un premio al colegio como mejor institución de carácter privado en formación musical. Con ese dinero se organizó el material y se grabaron unas primeras piezas. Un día le mostré lo que teníamos a Juancho Valencia y él me dijo, yo voy con ustedes. La mezcla, masterización y subida a las plataformas con Merlín Producciones nos permitió estar ahora acá.

«La diversidad de la música colombiana es nuestro mayor valor, a ella le debemos, en ella nos reconocemos y con ella nos reconocen en el mundo, ganando siempre estos espacios desde sonidos tan lejanos como la cumbia, la música clásica, salsa, lo urbano y ahora en el infantil», afirman desde Merlín Producciones.

El reconocimiento se convierte también en un homenaje a nuestros maestros, en especial a la familia Maya, que es protagonista en la formación musical de la ciudad, de la cual los artistas de Merlín Producciones fueron parte en su infancia.

Audio completo de la nota